La Política Exterior de la Automarginación

Cristina Fernández de KirchnerLa relación entre América latina y los Estados Unidos se encuentra en una etapa profundización y consolidación alrededor de creciente convergencia de intereses. Solo hace falta enumerar los recientes contactos al más alto nivel para darse cuenta de ello. En mayo de este año, el presidente Barack Obama visitó a sus pares en México, Costa Rica; el vicepresidente Joseph Biden entabló una gira que incluye a Colombia, Trinidad y Tobago y Brasil; en junio, presidentes de Chile y Perú, Sebastián Piñera y Ollanta Humala, tendrán importantes visitas de trabajo con el presidente norteamericano y en octubre, Dilma Rousseff hará una visita de Estado a Washington: este es el máximo nivel que mandatario extranjero puede recibir en otro país. La gran ausente en esta convergencia es Argentina. ¿A qué se debe esta ausencia? (…..) Nuestra ausencia del diálogo que está marcando pautas para el futuro desarrollo de las Américas se debe, en cambio, a que hemos comprado tercermundismo cerril y primitivo que es repudiado por nuestra propia subregión. Es fruto de lo que hemos sembrado a través de nuestra política exterior, nuestra política interna en los últimos años. Al dejar afuera a nuestro país de su gira, Joseph Biden está claramente retribuyendo nuestras actitudes con su indiferencia. En política exterior la regla de oro es la reciprocidad. Los países y gobiernos actúan a través de los gestos y los símbolos. El gesto de Biden es el reflejo de la distancia que (la) Argentina puso unilateralmente. Además, nos muestra y muestra a los demás que Argentina, por el momento, no cuenta para los Estados Unidos. Nuestra marginación no es solamente en relación a ese país sino también en relación a nuestros vecinos. No hay que confundir: Dilma Rousseff puede acompañar a Cristina Fernández de Kirchner a Cuba para abrazar a los Castro, pero se va sola a los Estados Unidos a reunirse con Barack Obama y de esa forma llena espacios convergencia estratégica que nosotros abandonamos. Sabe que para elevar el nivel de vida de su población y posicionar a Brasil en el mundo, como lo lograron recientemente Santos y Colombia con apoyo norteamericano para entrar a la OECD, hay que mirar más al norte. No se trata privilegiar a Estados Unidos por sobre relaciones sur-sur o con países emergentes ya que no es necesario elegir entre uno o el otro. Pero sí se trata de entender cuáles son los países con la mayor influencia y poder. Por eso, Argentina tiene que tener una agenda estratégica con el mayor número de actores importantes posible y Estados Unidos es un actor ineludible. El viaje de Joe Biden y los viajes que le seguirán de parte de los presidentes de la región revela que no solo estamos afuera de la agenda de Estados Unidos, todavía la nación más poderosa del planeta, con todo lo que ello significa en cuanto al franco acceso a la tecnología, conocimiento, mercados e inversión. También estamos excluidos de los intereses generales y de la visión del mundo de gran parte de nuestros vecinos: auto-marginados de discusiones más relevantes para el desarrollo latinoamericano cuando hace poco, desde el principio de nuestra historia, fuimos referente ineludible. Con eso perdemos todos los argentinos.

Link: http://www.lanacion.com.ar/1586922-la-politica-exterior-de-la-automarginacion

Anuncios

Canadá y Chile renuevan sus estrechos vínculos económicos

Sebastián Piñera + Stephen HarperCanadá y Chile renovaron estrechos vínculos políticos y económicos tras la reunión en Ottawa del primer ministro canadiense, Harper, y el presidente chileno, Piñera, que concluyó con acuerdos económicos, de seguridad y educación. Tras la reunión de trabajo entre Harper y Piñera, los 2 países anunciaron su intención de profundizar su relación económica mediante impulso a la liberalización del comercio bilateral, cooperación en energía y recursos mineros, programas de educación y movilidad juvenil, así como cooperación en materia de seguridad. Los 2 países firmaron en 1997 tratado libre comercio que ha permitido la multiplicación de los intercambios comerciales. Las exportaciones chilenas hacia Canadá han aumentado promedio 19%, hasta alcanzar en 2012 los 1.268 millones de dólares, mientras que las exportaciones canadienses al país sudamericano fueron de 965 millones, según las cifras del Banco Central de Chile. Al mismo tiempo, desde que se firmó el TLC, las inversiones canadienses en Chile han crecido 77%, en 2012 se situaron en más de 15.000 millones de dólares, lo que convierten a Canadá en el primer inversor extranjero en el país. Piñera se refirió a ese aumento durante la rueda de prensa con Harper tras la reunión, aunque las preguntas dominaron los asuntos locales. El presidente chileno intentó tranquilizar a los inversores canadienses, con los que se reunirá hoy en Toronto, sobre los problemas legales que el principal productor de oro del mundo, canadiense Barrick Gold, tiene en Chile con su proyecto Pascua-Lama. “Canadá es uno de los tres más importantes inversores extranjeros en Chile. Durante la última década se ha convertido en el primero. Por tanto me gustaría iniciar este comentario diciendo que las inversiones canadienses son bienvenidas en Chile”. Pero también dejo claro que esa minera debe cumplir con todas las normativas medioambientales para seguir con su proyecto, paralizado por las autoridades chilenas. “Todos los inversores canadienses pueden estar seguros que en Chile tenemos un sistema democrático y el imperio de la ley es quien decidirá y tomará la decisión sobre esta inversión”. Sebastián Piñera dijo que espera que dado el acuerdo alcanzado con la compañía ese proyecto continúe cumpliendo la legislación, procedimientos y estándares medioambientales. (Ottawa, Canada – 31/05/2013)

Europe has no exit

Better By DesignFor most Americans, Europe is out of sight and out of mind. We figure that the worst of its debt crisis has passed. Italy has a new government. To mute social unrest, some countries are slightly relaxing austerity policies. European Central Bank (ECB) has stabilized the bond market for weak debtor countries. Despite problems, Europe is muddling through. Be skeptical. (Robert J. Samuelson – The Washington Post – 03/05/2013)

That’s main takeaway from a talk Wednesday by economist Hans-Werner Sinn at Peterson Institute for International Economics, one of Washington’s leading think tanks. Sinn, head of the German think tank Ifo Institute for Economic Research, is a controversial figure in Europe. He has been a regular critic of Europe’s responses to the crisis and has gotten into public tiffs with, among others, multibillionaire George Soros. Werner Sinn doubts the worst has passed. (Reflecting Europe’s economic weakness, ECB cut its main interest rate Thursday to 0.5%) The basic problem, Sinn argued, is that years of easy credit lowered unemployment and raised inflation in debtor countries. As a result, they lost competitiveness, especially compared to Germany. From 1995 to 2008, he noted, the prices rose 9% in Germany, 40% in Italy, 56% in Spain and 67% in Greece. When private credit dried up (Greece, Portugal, Ireland) threatened to (Spain, Italy), countries were left at the mercy of official lenders, Europe’s other governments, ECB and International Monetary Fund, and their insistence on austerity.

The debtor countries must restore their competitiveness, Sinn argued. Only that will reduce Europe’s massive trade imbalances, Germany’s huge surpluses + debtor countries’ deficits, establish a foundation for economic recovery. Unfortunately, there are no easy ways to do this. In Sinn’s view, Europe faces 3 broad choices, all bad. First, it can continue the present austerity measures, which would reduce wages+prices through steep unemployment and unused production capacity. But those punishing policies are “destroying societies” and would be maddeningly slow. Already, youth unemployment is near 60% in Greece and 55% in Spain. How much further can countries go? Ultimately, many would default on their government debt (as Greece already has) rather than submit to an endless national torture. And second, the debtor nations can regain competitiveness if Germany undoes its price advantage by embracing higher inflation. Annual price increases of about 5.5% for a decade might suffice, “which Germany will not accept,” said. German inflation is running at about 1% annually, unemployment rate is 5.4%, compared with 12.1% for the euro area (the 17 countries using the euro). Third, the debtor countries could temporarily drop the euro, restore national currencies and rejoin eurozone after improving their economies. This would involve default, because most (or all) debts, bank deposits, wage agreements and commercial contracts would be redenominated in national currencies (Greek drachma). There would be damaging side effects, Sinn said. Bank runs would be unavoidable, as depositors would try to get euros before they’re converted into cheaper national currencies. As in Cyprus, the governments might impose capital controls restricting money flows in and out of their countries.

Maybe Europe can “muddle through” with some mix of these policies, Sinn said. But he wasn’t optimistic: “We have to have debt relief [in effect: defaults] in a large scale … Obvious some countries borrow too much and don’t have the competitiveness to repay.” There was pushback to Sinn’s glum prognosis. Economist William Cline of the Peterson Institute said predicting default was more likely to bring it about. The ECB’s pledge to support debtors’ bonds had lowered interest rates. Resurrecting the possibility of a default would raise interest rates and increase the debt burdens. Jacob Kirkegaard, also of Peterson, suggested that the ECB can provide the credit needed to sustain trade imbalances. The alternative would be much worse. Broadly measured, Europe represents one-fifth of global economy. The question is not who’s right and who’s wrong. No one really knows. Europe may be out of sight, out of mind, but it’s not out of trouble. Europe has no obvious exit and this weighs on the rest of the world. 

Al sur de Río Grande y Cayo Hueso

Joaquín RoySi dependiera de bien disimulados deseos de inamovibles intereses de los Estados Unidos, ALC podría perfectamente salir del radar de la atención del todavía poder hegemónico del hemisferio occidental. El interés norteamericano por sus vecinos se está debilitando por combinación de factores, cada uno de ellos repleto de argumentos convincentes. Uno es la fascinación por el Pacífico. El otro es el proyectado acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. A pesar de ese diagnóstico, Obama encara una visita a Latinoamérica, un escenario infrecuente en sus periplos internacionales. Centrará su atención en el aliado natural, México, se reunirá en Costa Rica con líderes de Centroamérica. El presidente mexicano Peña Nieto, identificado como uno de los cien líderes más influyentes del mundo por la revista Time, disfruta de un especial respeto (a pesar de sus problemas internos), antaño ausente por las contradicciones en su formación histórica, el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Aunque se anuncia una reducción de la ayuda destinada a sectores políticos, se planea el aumento en las áreas comerciales. Se primaría, por lo tanto, el refuerzo de NAFTA, el único acuerdo comercial que ha sido un éxito razonable de la política de Washington desde que al final Guerra Fría George H. Bush y Salinas de Gortari forjaran alianza que entonces pareció insólita, llena de riesgos. La presidenta costarricense Laura Chinchilla, heredera del respeto bien ganado por su distinguido predecesor O. Arias, encaja perfectamente en el retrato de buenas amistades que le convienen a Washington. Guatemala apenas consigue despojarse del pasado militarista y represor, perennemente pendiente de su complejidad multiétnica. Honduras todavía no se ha recuperado de efectos de la deposición sumaria de Celaya. Nicaragua del Partido Sandinista de Daniel Ortega, reciclado aliado ALBA, es un potencial campo de minas para reposados acuerdos. El Salvador todavía está inmaduro tras el ascenso al poder de la coalición liderada por los antiguos guerrilleros del FMLN de Mauricio Funes. La dictadura de las maras e inamovible estructura oligárquica imposibilitan su progreso, dependiente remesas de la emigración. Panamá siempre será el socio seguro, debe evitar ser calificado como un lector fiel del guión washingtoniano. La puesta en marcha de las nuevas esclusas del canal marcará una época, que no conviene hacer peligrar. En suma, el istmo centroamericano y México son el teatro idóneo de la nueva fase de la política de apoyo de los Estados Unidos. Si en el país azteca la prioridad va a ser la economía, en Centroamérica el aumento de los favores de Washington tienen como foco de la lucha contra el narcotráfico y sus secuelas. Esta es la fuente de buena parte de los graves problemas de gobernabilidad, la criminalidad desbocada y la latente sombra de estados fallidos. En el resto del continente el terreno de actuación de Estados Unidos está hoy dividido entre dos clases de países. Un bando está compuesto por los que mantienen un sólido ligamen con Washington, reforzado con los acuerdos comerciales e implícitos pactos políticos. Los otros son los socios de una alianza explícitamente opositora y algunos de actitud ambigua. En suma, el panorama ideológico presentaría amplia gama de opciones, dominadas en un extremo por una mayoría de los etiquetados como populistas. En el otro bando estarían los confiables para los intereses estadounidenses (…..)

Link: http://blogs.elpais.com/atlantis/2013/04/al-sur-de-r%C3%ADo-grande-y-cayo-hueso.html

Malvinas: leer la realidad

Islas MalvinasUna diplomacia eficaz debe interpretar mensajes que el sistema internacional le transmite y adaptarlos a sus posibilidades para poder impulsar sus intereses de manera sustentable. Encerrarse y especular políticamente con posiciones “principistas” debilita los propios argumentos y, al distanciarse de la realidad, lleva al fracaso las causas más justas. Los documentos recientemente desclasificados del Foreign Office sobre el conflicto en las Islas Malvinas brindan el trágico ejemplo de una diplomacia alejada de la realidad que, representando a un gobierno de facto, arrogante y ciego, llevó a los dos países históricamente amigos a la guerra, destruyendo lo alcanzado en años de laboriosas negociaciones para resolver disputa soberanía. Esas negociaciones auguraban una solución satisfactoria para ambas partes, reflejando la realidad internacional del momento, mostraban al Reino Unido más contemporizador y a los EEUU dispuesto a ayudar diplomáticamente, cosa que hizo incluso durante el desarrollo de la guerra. Ese apoyo de EEUU a la Argentina se mantuvo constante desde el fin del conflicto armado hasta el presente. Salvando las abismales distancias de fondo y forma que nos separan de aquellas trágicas experiencias, hoy también el sistema internacional nos ofrece indicios cuya correcta lectura nos permitirá reaccionar con justeza, sin sobreactuar, sobre todo, sin reincidir en la trampa de la impaciencia que es la peor enemiga de la eficacia. En efecto, periódicamente Reino Unido destaca en las Naciones Unidas que los territorios bajo su administración, lo que incluye Islas Malvinas, gozan de un grado de autogobierno que hace innecesaria la participación de la Organización. Si bien estas sus manifestaciones son rebatibles y aisladamente no deberían preocupar, unidas al referéndum en las Islas, las declaraciones de Ban Ki-moon en sentido de que “las personas en ciertas condiciones deben poder tener alguna capacidad para decidir sobre su futuro”, a la visita de Hillary Clinton a Kosovo y su mensaje a Serbia y al reciente enfriamiento del respaldo de EEUU a la Argentina, constituyen cuatro señales que en modo alguno deberíamos soslayar. De todos esos factores, el referéndum es el que más impacta. Sin embargo los isleños han estado manifestándose hacia una gradual autonomía desde fin de la guerra hasta nuestros días. Expresaron puntos de vista periódicamente. Cuando el Reino Unido propuso el “retro arriendo” a la Argentina en 1977, por ejemplo, y en cada uno de los acuerdos provisorios suscriptos desde restablecimiento de relaciones diplomáticas en 1989, hasta renuncia del presidente De la Rúa. No parece haber mucho de nuevo. Por otra parte, los términos de la consulta son amplios y dejan opciones abiertas. Volver a un clima de asociación con la Argentina no está descartado. No es entonces la “formalidad” de la consulta lo que podría preocupar sino que hagamos una vez más mal las cosas y otorguemos al referéndum y a su eventual resultado una entidad que a nadie le conviene. Este, en sí mismo, no afecta a las resoluciones de Naciones Unidas ahora vigentes aunque, debemos recordar, no todo el derecho internacional está contenido en la Carta y en las resoluciones adoptadas en su contexto. Lo que haría falta por nuestro lado son acciones imaginativas, transgresoras, como retomar activamente la presencia argentina en el área disputada y no eludir contactos oficiosos con los isleños ya que, lo que ellos respondan puede afectar seriamente la estabilidad en el cono sur y postergar posibilidades de cooperación, necesarias para todos, insoslayables a mediano plazo. Negarse a que isleños estén presentes en la delegación británica es un contraproducente paso atrás que, además, implica cercenar la soberanía de nuestra contraparte. Lo que debería inquietar realmente es la distancia puesta ahora por Estados Unidos (…..)

Link: http://opinion.infobae.com/fernando-petrella/2013/02/17/malvinas-leer-la-realidad/

Hand of U.S. Is Seen in Halting General’s Rise in Mexico

Moisés García OchoaAs Mexico’s military staged its annual Independence Day parade in September, spectators filled the main square of Mexico City to cheer on armed forces. Nearly 2,000 miles away in Washington, American officials were also paying attention. But it was not the helicopters hovering overhead or the antiaircraft weapons or the soldiers in camouflage that caught their attention. It was the man chosen to march at the head of the parade, Gen. Moisés García Ochoa, who by tradition typically becomes the country’s next minister of defense. The Obama administration had many concerns about the general, including the Drug Enforcement Administration’s suspicion he had links to drug traffickers and the Pentagon’s anxiety he had misused military supplies and skimmed money from the multimillion-dollar defense contracts. In the days leading up to Mexico’s presidential inauguration on Dec. 01, the United States ambassador to Mexico, Anthony Wayne, met with senior aides to President Peña Nieto to express alarm at the general’s possible promotion. That back-channel communication provides a rare glimpse into United States government’s deep involvement in Mexican security affairs, especially as Washington sizes up Mr. Peña Nieto, who is just 2 months into a six-year term. American role in a Mexican cabinet pick also highlights the tensions and mistrust between the governments despite proclamations of cooperation and friendship. “When it comes to Mexico, you have to accept you’re going to dance with the devil,” said a former senior D.E.A. official, who requested anonymity because he works in the private sector in Mexico. “You can’t just fold your cards and go home because you can’t find people you completely trust. You play with cards you’re dealt.” A former senior Mexican intelligence official expressed similar misgivings about American officials. “The running complaint on Mexican side is that relationship with United States is unequal and unbalanced,” said former official, who, like others interviewed for this article, spoke anonymously to discuss a diplomatic and security exchanges. “Mexico is open with its secrets. The United States is not. So there’s a lot of resentment. And there’s always incentive to try to stick it to Americans.” Washington’s concerns about General García Ochoa, which several officials cautioned were not confirmed, come as both governments grasp for new ways to stem illegal flows of drugs, guns and money across their borders. Under Peña Nieto’s predecessor, Felipe Calderón, a cooperation between the 2 governments had expanded in ways once considered unthinkable, with American and Mexican agents conducting coordinated operations that resulted in capture or killing of several dozen important cartel leaders. But while Washington highlighted record numbers of arrests, stepped-up campaign created a wave of violence in Mexico that left some 60.000 people dead. Devastating death toll has Mr. Peña Nieto, 46, a former governor, promising to move his country’s fight against the organized crime in a different direction, focusing more on reducing violence than on detaining drug kingpins. But he has so far offered only vague details of his security plans, focusing instead on social and economic programs (…..)

Link: http://www.nytimes.com/2013/02/05/world/americas/us-stepped-in-to-halt-mexican-generals-rise.html

Más América en la UE

Raúl CastroLa primera cumbre entre la Unión Europea (UE) y la bisoña Comunidad Estados Latinoamericanos-Caribeños (CELAC) ha dejado en Chile sabor agridulce: de insuficiencia y de expectativas. Insuficiencia porque gran asunto que dividía, articulación de una real seguridad jurídica para inversiones europeas que evite la cada vez más frecuente cadena de expropiaciones y nacionalizaciones, acabó en un resultado escaso. El ambiguo compromiso latinoamericano se limitó a destacar la importancia de un “marco normativo estable y transparente”. Y quedó equilibrado con “el reconocimiento del derecho soberano de los Estados a regular”, guiño a operaciones proteccionistas de algunos Gobiernos populistas. Pero se trata de la primera cumbre que los europeos celebran con la CELAC, y habrá pues que mantener la esperanza de que las sucesivas sean más provechosas. Porque en la nueva agrupación regional están todos los países americanos (salvo EEUU, Canadá); porque con ocasión de la misma se han producido varios foros interés para medios de comunicación y empresas; porque América Latina es un subcontinente emergente que puede relanzar unas añejas relaciones comerciales y productivas. Conviene a las dos partes tratarse a nivel bloques regionales, procurando que la creciente presencia de otros, como China, no reduzca sus lazos, ni retraiga la presencia europea ni inhiba la ambición americana. El papel de España como gozne entre las dos áreas, inaugurado con la aproximación UE-Mercosur en 1994, atraviesa un momento renqueante por razones obvias. Lo que no impide mantener vivas las llamas de la influencia política y de la cooperación empresarial, en ambos sentidos, también susceptible de un relanzamiento con complicidad de otros socios. Estas cumbres interesan asimismo por acuerdos bilaterales que facilitan (como, en esta ocasión, el germano-boliviano para la energía eólica). El futuro de la CELAC como bloque en un continente tan dinámico es una incógnita. Mucho dependerá de si se logra una visión supranacional que minimice pulsiones nacionalistas. Y si la desafortunada designación como segundo presidente, por turno y por un año, del único líder no electo, Raúl Castro, diluye o no la apuesta democratizadora e integradora que estuvo en su nacimiento. Ojalá que no. (Fuente: Editorial – El Pais.com – 29/01/2013)