La penetración iraní en Sudamérica

Iván PetrellaEl memorándum de entendimiento que nuestro gobierno firmó con Irán y nuestro Parlamento acaba de aprobar no es, para el contexto sudamericano, un caso de acercamiento aislado. Todo lo contrario, en los últimos años un grupo de países de la región afianzó, como parte integral de su inserción en el mundo, sus lazos con la nación del Medio Oriente. Pero hay tres grandes diferencias: nosotros sufrimos un atentado terrorista en carne propia, nuestra política exterior tradicionalmente ha hecho de los derechos humanos y no proliferación banderas fundamentales y la Argentina, como ningún otro país de América latina, ha tenido una política activa y responsable en el largo conflicto que afecta esa región (…..) ¿El acercamiento de la Argentina a Irán es, entonces, igual a la de los demás países de la región? No. En primer lugar, hay que resaltar que el afianzamiento de las relaciones con Irán se da dentro de los simpatizantes del “eje bolivariano” y no entre los países de la Alianza del Pacífico. Estos últimos apuestan a consolidar su institucionalidad y su crecimiento mirando hacia Occidente y Asia. En segundo lugar, hay que tener en cuenta que, incluso dentro del eje bolivariano, la Argentina es tal vez el país que más parece desdeñar equilibrios que ayudan a diversificar la propia inserción internacional. Brasil tiene acuerdos con Irán pero también tiene acuerdos estratégicos, entre ellos militares, con EEUU, Francia, UK que balancean sus intereses. Además, Dilma Roussef cambió el rumbo tomado por su predecesor para priorizar la relación con EEUU. De la misma manera, Ecuador se acercó a EEUU y Bélgica para la reforma de su sistema educativo y utiliza el dólar como moneda. Bolivia emitió el año pasado deuda internacional a menos de 5%: no está aislada de los mercados de capitales. La Argentina, en cambio, está prácticamente sola, sin acuerdos comerciales y políticos excepto Mercosur, acompañada tal vez únicamente por Venezuela, en su marginación respecto buenas prácticas globales. Pero todo esto podría indicar algo mucho más profundo y preocupante. Indicaría que parte de América latina no está necesariamente incómoda por el hecho estrechar relaciones con un país, como el Irán actual, que ha sido duramente censurado en materias de derechos humanos, calidad institucional y no proliferación nuclear por el Consejo de Derechos Humanos, OIEA y Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Probablemente estas circunstancias no signifiquen demasiado en términos de política “realista” para muchos de nuestros vecinos. Para la Argentina debería ser distinto. La Argentina, como motor político de América latina, ha sido actor equidistante y con gravitación en conflicto de Medio Oriente, pionera en los derechos humanos desde su generosa concepción sobre el asilo hasta nuestros días y reconocida por la no proliferación y la autolimitación cuando era el único en la región con dominio de tecnología nuclear. La percepción que estaríamos “abdicando” de principios que fueron marca registrada por diplomacia argentina preocupa por la brecha de confiabilidad que ello implica hacia el exterior y hacia adentro, en particular con los familiares que siguen sufriendo, en carne propia, el atentado de la AMIA. Encarar negociaciones formales con un Irán sospechado de promover terrorismo por nuestra justicia y por otros países, es más riesgoso para Argentina que para sus vecinos porque se da en un área muy sensible, relacionada con la paz y la seguridad, y porque estamos alejados de las iniciativas estratégicas globales, de las grandes corrientes comerciales y financieras. No por nada Barack Obama le pidió a su nuevo canciller John Kerry un informe sobre actividades de Irán en América latina. Si a esto sumamos nuestro distanciamiento de Carta Democrática Interamericana y la Comisión de Derechos humanos de la OEA surge la preocupación de que estemos buscando un proyecto de alineamiento a contramano del mundo, incluso de nuestra sub-región, y que en realidad no sería más que un peligroso callejón, de difícil salida, al cual llegaríamos por ceguera ideológica y torpeza.

Link: http://www.lanacion.com.ar/1558809-la-penetracion-irani-en-sudamerica

Acerca de ignaciocovelo
Consultor Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: