Elogio de la política

EspañaSi algo cabe destacar del mensaje navideño del Rey a los españoles es su clara y vigorosa reivindicación de la política como instrumento para unir fuerzas, afrontar la crisis económica y hacer frente a los retos de diverso orden que hay por delante. En momentos en los que la política está bajo sospecha, por los motivos que no siempre tienen que ver con casos corrupción, tiene alto valor institucional que el Jefe del Estado la defienda como único instrumento democrático, además del mejor, para resolver los problemas de los españoles, tanto en el ámbito individual como colectivo, frente a la tentación otras vías que busquen soluciones bajo el pretexto de la eficacia. El mensaje del Rey toma nota de que el pesimismo y los efectos de la crisis en el clima social están generando un preocupante desapego hacia la función política, a las instituciones. De ese desapego no se libra tampoco la institución monárquica, que ha vivido otro año difícil, no solo por efecto del caso Urdangarin, sino por la incidencia del malhadado episodio de la caza real de elefantes en Botsuana, que causó un gran impacto en las amplias capas de una población fuertemente sacudida por crisis económica a la que no se le ve fin. El escueto pero sentido mensaje posterior, “Me he equivocado. Lo siento. No volverá a ocurrir”, con el que don Juan Carlos intentó enmendar su yerro ha quedado, en todo caso, como ejemplo a seguir en el ámbito institucional y de la representación pública. No se queda el Rey en una mera reivindicación de la política, sino que se atreve a fijar notas capaces de definirla como “política con mayúsculas”: que fija su atención en el interés general, que integra lo común para aunar fuerzas, la que sabe renunciar a un porción de lo suyo, busca el entendimiento y el acuerdo, que se acomoda a los principios de la ética personal y social y que es capaz de sacrificar el efímero corto plazo a objetivos más amplios. Y ofrece un ejemplo de esa “política con mayúsculas”: la que en los difíciles años de transición de la dictadura franquista a la democracia promovió los valores de respeto mutuo y lealtad recíproca, capaces de “poner en pie un nuevo marco de convivencia, el reconocimiento de nuestra pluralidad y el amparo de las diferentes lenguas, culturas, instituciones de España”. Obvio resulta decir que tan buenos consejos deberían ser atendidos por el Gobierno y la oposición y que todos pongan en práctica esa política, tanto más necesaria cuanto que, como señala don Juan Carlos, “vivimos uno de los momentos más difíciles de la reciente historia de España”. La experiencia no ayuda al optimismo. El Rey espera que las renuncias de hoy garanticen pronto el bienestar de mañana. E incluso tiene la esperanza de que quienes se van fuera a buscar trabajo regresen y dinamicen con su experiencia y preparación nuestra economía. (Fuente: Editorial – El Pais.com – 26/12/2012)

Acerca de ignaciocovelo
Consultor Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: