Son corruptas y son inútiles

Por primera vez las agencias de calificación han sido calificadas: pésimamente. El alguacil, al fin alguacilado. Esta gran novedad se la debemos al Banco Central Europeo, acaba de publicar exhaustivo análisis independiente sobre 39.000 notas otorgadas por las tres grandes, como reveló el sábado Miguel Jiménez en estas páginas. Bank ratings, what determines their quality?, se titula el trabajo, lo encontrarán en archivo de publicaciones del BCE. Gran conclusión del examen es, S&P, Moody’s, Fitch habitan un sistema corrupto. Con suma elegancia, los autores solo aparentan denunciar un grave “conflicto de interés”. Pero eso es solo una situación objetiva en la que un protagonista afronta dos mandatos incompatibles entre sí. En este caso, entre clientes que les encargan y pagan los informes de calificación, y los mercados a los que afectan servir. Cuando el conflicto de interés se resuelve en favor del poderoso, “los diez grandes bancos” de su análisis, mediando compensaciones cuantificables; y contra la parte débil, en este caso inversores, fondos de pensiones, público en general, el conflicto estalla: carcome el sistema evaluación, destruye independencia técnica, se convierte en abierta corrupción. Las 3 examinadoras yerran a favor de unos. “Los grandes bancos obtienen sistemáticamente calificaciones más favorables en relación con sus riesgos de suspensión de pagos medidos dos años después”: una sobreestimación de 15 posiciones para cada 100 bancos estudiados. “Significativo sesgo refleja sobre todo incentivos conflictivos” de las agencias. Y se cobran luego tanto cariño: “Asignan sistemáticamente calificaciones más favorables a los bancos que les proporcionan una gran cantidad de negocio por calificar bonos de titulación de activos”. ¿Conflicto? Más bien chantaje/soborno técnicos. Las tres cerditas son también inútiles, en el sentido de que su credibilidad cayó a la alcantarilla. Cuando Standard rebajó las deudas de EEUU y Francia, los mercados las apreciaron más. Degradó a España el día 10, al día siguiente el Ibex subió un 0,87%, hasta 7.731 puntos, ayer llegó a 7.791. La prima de riesgo bajó cinco puntos, a 426, y ayer estaba a 400. Son inútiles, pero si juntan su maldad con otros reveses, pueden perjudicar mucho, si ya no al Reino, a las empresas: que, aleluya, vuelven a emitir. El 15 de noviembre de 2011, la Comisión anunció una reforma del reglamento UE 1060/2009, para endurecer el trato a esas agencias: por ejemplo, exigiendo que cada tres años sus clientes las roten; o que se exijan dos calificaciones para productos estructurados complejos. Aún nada. Hay mejor solución: retirarles el privilegio del paraguas público por el que los Estados imponen que sus notas sean exigibles a empresas y bancos. “Los políticos deben revisar si es adecuado usar las calificaciones de crédito en las regulaciones de mercados financieros”, aconsejaba en 2011 el papel Sovereign rating news and financial markets spillovers, FMI (WP/11/68). Eso, expulsadlas del templo del mercado. (Xavier Vidal-Folch – El Pais.com – 24/10/2012) 

Acerca de ignaciocovelo
Consultor Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: