El 15-M, la esperanza del sistema

Que con motivo primer aniversario del 15-M, extrema derecha mediática se despachase a gusto tildándolo de antisistema, anarquistoide o radical, era de esperar: donde no hay no se puede sacar. Que también lo hiciera en los mismos o similares términos Cristina Cifuentes, la delegada del Gobierno en Madrid, ya no es tan irrelevante. Se diría que ansiase ser admitida de pleno derecho en un bien nutrido grupo de lideresas del PP, siempre dispuestas a desentrañar cualquier asunto expeditivamente, de un par de dentelladas. A la hora de abordar este movimiento popular creo que le sería recomendable a la señora Cifuentes hacer algo ya casi arcaico: leerse un libro; en concreto, un breve clásico de la moderna economía política: la obra de Albert O. Hirschman, “Salida, voz y lealtad”. Seguro que ella y todos saldríamos ganando. En su obra, Hirschman se plantea las relaciones entre las opciones que les quedan a los usuarios / clientes/ miembros de una organización ante el deterioro en la calidad de su funcionamiento o servicios que presta. Las opciones son solo dos. Por un lado, pueden optar por la salida, la huida hacia otra organización cuya calidad estimen superior. Es esta la respuesta que suele predominar en los mercados competitivos, de modo que cuando se produce una disminución en la calidad relativa de los bienes y servicios que una empresa ofrece o vende, sus clientes pueden irse a la competencia. Es la de la salida una opción privada, por lo general, poco costosa. Pero, junto con la opción de la salida, a los miembros o clientes de una organización en decadencia les queda otra opción: la de la voz. Si la opción de la salida es la opción típica de la economía, la opción de la voz, queja, es la opción característica de la política. Al ejercer la voz, los miembros o clientes de una organización disconformes con la deriva hacia peor de la misma en cuanto al cumplimiento de sus objetivos transmiten a responsables de su gestión su malestar y alternativas estimulándoles a tomar las medidas o políticas compensatorias que enderecen el rumbo de la organización. Frente a la de la salida, la opción de la voz es mucho más costosa y problemática, puesto que requiere de quienes la ejercitan sobradas dosis de lealtad y compromiso con la organización de la que son miembros. Sucede además, como Hirschman analiza in extenso, que la posibilidad de supervivencia y recuperación de la organización se debe precisamente a quienes, por ser más leales, son los más remisos a optar por la salida, aquellos que se quedan, se quejan, optan por ejercer la voz. Implicaciones de esta perspectiva son obvias. El despreciar, demonizar, reprimir a esos leales críticos por parte de los responsables de la organización en decadencia es contraproducente, pues solo favorece el mecanismo de salida, por consiguiente, desaparición por abandono de sus miembros. No es posible en pocas líneas reflejar la sutileza del análisis de Hirschman, pero con lo dicho resulta aparente su pertinencia para analizar movimientos como el 15-M. En efecto, desde distintas perspectivas se admite que asistimos a un deterioro en la calidad democrática del “sistema” político-económico en los países occidentales (…..)

Link: http://elpais.com/elpais/2012/08/08/opinion/1344442493_820079.html

Acerca de ignaciocovelo
Consultor Internacional

One Response to El 15-M, la esperanza del sistema

  1. Tras la escalada de la crisis del euro y las decisiones adoptadas en la última cumbre de la Unión Europea, especialmente el compromiso de los líderes de la UE a emprender el camino “hacia una verdadera unión económica y monetaria”, tenemos que preguntarnos qué viene después.


    Sea cual sea el resultado final, la crisis actual dará forma de manera fundamental al futuro de la integración europea.

    En el peor de los casos, la crisis de la deuda soberana de Europa podría provocar la implosión de la Eurozona, con efectos negativos inmediatos para la propia UE. Afortunadamente, se trata de una situación todavía poco probable, ya que los países de la UE (tanto dentro como fuera de la Eurozona) parecen dispuestos a evitar la gran catástrofe económica, financiera, política y social que implicaría. Pero con el tiempo ha aumentado el peligro de una desintegración fundamental, llegando hoy a ser un riesgo que no se puede excluir. Al mismo tiempo, parece poco probable que los Estados miembros se encuentren preparados y sean capaces de dar un gran salto hacia unos “Estados Unidos de Europa”, es decir, una genuina entidad federal en la que acepten renunciar a parte de su soberanía nacional a una escala sin precedentes.


    Si vemos el historial desde 2010, podemos concluir que el enfoque predominante de la UE en el futuro previsible será la “improvisación”.

    Pero, a diferencia del pasado, las crecientes presiones existenciales sobre la moneda común y la vigilancia constante por parte de los mercados y los ciudadanos exigirán respuestas políticas audaces que deberán superar con mucho el mínimo común denominador. A fin de cuentas, lo más probable es que la “improvisación ambiciosa” lleve a un mayor grado de integración sui generis en lo económico y fiscal (especialmente entre los países de la Eurozona), lo cual incluye una sincronización vinculante de los presupuestos nacionales, mayor coordinación económica y, finalmente, también alguna forma limitada de mutualización de la deuda. En otras palabras, para llegar a una solución de la crisis será necesario profundizar el proyecto europeo, aunque sea imposible predecir el resultado final, ya que surgirá de un complejo proceso de conciliación de posiciones divergentes y opuestas, tanto dentro de la UE como entre los países de la Eurozona (…..)

    http://elpais.com/elpais/2012/07/25/opinion/1343230929_813001.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: