Integración Eléctrica Andina es Viable

Por buen camino avanza el proceso de integración eléctrica Andina entre Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Comunidad Andina de Naciones, y Chile, proyecto en que Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) y Ministerio de Minas y Energía, los dos de Colombia, son los coordinadores técnicos. Entre los adelantos para concretar esta iniciativa está el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo en cerca 1,4 mill. de dólares, no reembolsables, que se espera adelantar los estudios de reglamentación, planificación y financiación de temas administrativos. El reto para consolidar esta integración está “en que los países conozcan cuáles son los planes de expansión en cada uno, de eso dependerá mucho lo que puedan hacer, para ponerse de acuerdo en inversiones, regular mercados internos y orientarse a exportación de energía; todo esto de forma coordinada, para evitar sobreinversión”, considera Victorio Oxilia, secretario Ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía. “Teniendo en cuenta que ya están los términos de referencia, queda por contratar a los consultores, mediante una licitación de corte internacional”, dice Oscar Imitola, director UPME. Trámites de esta convocatoria se iniciarían este segundo semestre 2012 y se confía en que al finalizar el año se tenga un avance significativo, para continuar con el proceso en 2013, y así materializar el proyecto como tal. La integración eléctrica de los cinco países se haría mediante extensión de líneas de transmisión, y para viabilizar los intercambios de electricidad en toda la región Andina, según la Upme, se requiere extender la red a 500 kilovoltios (kV) en el sur de Colombia, hasta Pasto, ya que hoy solo llega hasta la subestación San Marcos, con una potencia de 220 Kv, ubicada entre los municipios de Yumbo y Vijes, Valle del Cauca. Por tal razón, subestación Alférez, recientemente adjudicada, localizada en el sur de Cali, cobra importancia ya que allí se tiene prevista ampliación a 500 Kv en 2018, que sería el puente eléctrico hacia demás países del sur del continente. Para la OLADE es viable, porque potencial hidroeléctrico que tienen Colombia, Ecuador, Perú es suficiente para poder producir y vender electricidad, tanto a Centroamérica como Suramérica. Entre los logros que ofrecería esta interconexión para Bolivía, Chile, Colombia, Ecuador y Perú estaría la creación de un mercado adicional, ofrecería seguridad en abastecimiento y se aprovecharían recursos complementarios. Además, consumidor final saldría favorecido porque precios bajarían, ya que cuando un país es importador, lo hace porque produce energía a precios altos, debido a que tiene que utilizar combustibles costosos. Igualmente, los intercambios garantizarían a los habitantes de estas naciones el suministro de energía y de estacionalidad que permitiría manejar excedentes de electricidad. Así, cuando en un país llueve, este puede vender fluido eléctrico a otro que puede estar pasando por un verano que afectaría su producción de energía. “Lograr un acuerdo entre estos 5 países abre puertas para propiciar intercambios no solamente en electricidad, sino otros temas”, considera Imitola. (Portafolio.co – 04/07/2012)

Acerca de ignaciocovelo
Consultor Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: