Nueve años en la Argentina de los Kirchner

Hace nueve años, en el mes de mayo de 2003, tuvo lugar en la Argentina un hecho dramático y generalmente positivo. En el extremo sur del continente nacía un nuevo gobierno encabezado por Néstor Kirchner, dentro de las normas de una democracia joven y vigorosa, elegido como la mayoría de los gobiernos de la región, aunque sin un voto total de confianza. Los Kirchner avizoraban entonces una nueva Argentina, que quebrara con el viejo partidismo, que borraría los resabios de un cruel gobierno militar y revertiría las acciones que resultaban de una visión económica que ellos, por lo menos en su discurso, rechazaban, aunque Argentina se había beneficiado enormemente. Todo nacimiento es muy difícil; todo proceso de reconstrucción y crecimiento es traumático. Argentina comienza a salir de la peor crisis financiera de las últimas 3 generaciones gracias, en medida importante, a las acciones del gobierno legítimo que lo precede. Ayuda una política financiera moderada, una profunda devaluación de la moneda, con inflación medianamente alta pero controlada, el legado de diez años de modernización, aunque con defectos, y la recuperación sostenida de precios de las exportaciones argentinas que habían llegado a niveles críticamente bajos 2001 y 2002. La Argentina de los Kirchner de hoy, después de 2 éxitos electorales contundentes, ha crecido fuertemente. Aun ajustando por las distorsiones resultantes de los índices de precios nacional e internacionalmente reconocidos como incorrectos, el PBI per cápita de Argentina ha crecido casi 60 por ciento de 2002 a 2011, y más de un 25 por ciento desde 2005, el año en que el país se recupera de la recesión de 1999-2002. Ello es claramente un logro extraordinario para Argentina. La pregunta es si es un logro del gobierno Kirchner. Mi respuesta, en el caso más favorable, es de profunda duda. La crisis del 2001-2002 fue en parte consecuencia de un sistema cambiario incompatible con la política fiscal, en el contexto del deterioro de los términos de intercambio (el precio de las exportaciones respecto del precio de importaciones) a los peores niveles en 15 años y la devaluación del real brasileño. La recuperación fue consecuencia, tal como sugiero anteriormente, de una economía que se había modernizado enormemente en los años 1990, un sostenido crecimiento en los precios de las exportaciones. En particular, los términos de intercambio, tal como mide prudentemente CEPAL, mejoraron 30% en 10 años, más de 15% desde 2005 (…..)

Link: http://america.infobae.com/notas/51133-Nueve-anos-en-la-Argentina-de-los-Kirchner

Acerca de ignaciocovelo
Consultor Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: