La política verdadera distingue entre el bien y el mal

Acabo de leer el libro más reciente del sociólogo francés Alain Touraine, Carnets de Campagne, publicado por Editions Robert Laffont, en marzo de 2012, sobre la campaña de François Hollande, el candidato del Partido Socialista en las elecciones presidenciales de Francia. Sin entrar en el mérito de apuestas políticas del autor, es admirable la persistencia con la que Touraine viene estudiando amarguras de la sociedad contemporánea como resultado de la crisis de la ”sociedad post-industrial”. El refuta los análisis basados en una sociología de los sistemas y no, como le parece más apropiado, en una sociología de los ”sujetos históricos” y de los movimientos sociales. El libro va directo al grano: no es posible concebir la política solo como lucha entre partidos, programas e intereses opuestos, marcados por conflictos directos entre las clases. La globalización y el predominio del capital financiero-especulativo terminaron por convertir el enfrentamiento en una pugna entre el mundo del lucro (como lo designa genéricamente, con el riesgo de condenar toda forma de capitalismo) y el mundo de la defensa derechos humanos y un nuevo individualismo con responsabilidad social. Touraine ya había tratado esos temas en 2010 en su libro Después de la crisis (Après la crise), a su vez fundamentado en otra publicación, Penser autrement, de 2007. La idea central está resumida en la parte final de Después de la crisis: o nos abandonamos en manos de la crisis, esperando la catástrofe final, o creamos un nuevo tipo de vida económica y social. Para ello es necesario revivir la invocación a los derechos universales de la persona humana a la existencia, a la libertad, a la pertenencia social y cultural, también a la diversidad de identidades, que están siendo amenazados por el inhumano mundo del lucro. Es necesario contraponer los temas morales al predominio de lo económico. Hay una exigencia creciente de respeto por parte de los ciudadanos. Estos respaldan valores no como consecuencia automática de ser patrones, empleados, ricos, pobres, miembros de tal o cual organización, sino por motivos morales y culturales. Con esta perspectiva, Alain Touraine responde categóricamente que no es con los partidos como la política recuperará su legitimidad. Las instituciones están petrificadas. Sólo los movimientos sociales y de opinión, impulsados por un nuevo humanismo expresado en liderazgos respetados puede despertar la confianza perdida. Sólo así habrá una fuerza capaz de oponerse a los intereses institucionales del capitalismo financiero especulador que convirtió al lucro en motor de la vida cotidiana. De ahí, la importancia de los nuevos actores, ”sujetos sociales”, portadores de una visión del futuro que rechaza el statu quo. A partir de ahí, Alain Touraine, sociólogo experimentado, no propone una prédica ”moralista” sino nuevos rumbos para la sociedad. Estos nuevos rumbos, en Francia, no pueden consistir en el regreso a la ”social democracia”, que representó en la sociedad industrial el acceso de trabajadores a los bienes públicos; ni mucho menos en el neoliberalismo  generador del consumismo que mantiene girando el carrusel del lucro. Se trata que el mundo de los intereses ceda su lugar al mundo de los derechos y a la lucha contra autoridades que se los niegan a la población (…..)

Link: http://america.infobae.com/notas/50007-La-politica-verdadera-distingue-entre-el-bien-y-el-mal 

Acerca de ignaciocovelo
Consultor Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: