Los medios y los fines: el eterno dilema de la defensa en Estados Unidos

(…..) Ambas posturas son legítimas, tienen sentido. Merecen un debate sincero e inteligente, sin que las emociones nos arrastren a una u otra. Por desgracia, en EEUU parece haber pocos que sepan gran cosa de cuestiones estratégicas en un sentido amplio, y no ayudan nada ni los penosos Informes Cuadrienales de Defensa ni los congresistas a los que solo parecen interesar los puestos de trabajo relacionados con el sector defensa en sus circunscripciones. Así, pues, les presento humildemente dos ideas para su consideración. La primera es que quizá Estados Unidos esté volviendo a ocupar su lugar «natural» en el mundo, después de casi 70 años de dominio extraordinario y artificial a partir de 1945. Al fin y al cabo, es absurdo pensar que un país con el 4,5% de la poblacón mundial y el 20% de la producción, pueda representar casi la mitad del gasto militar de todo el mundo, año tras año y decenio tras decenio. Los simples datos estadísticos del gasto militar mundial permiten ver que no es así: China y otros países asiáticos están incrementando su gasto de defensa a pasos agigantados. Estados Unidos lucha para conservar su eficacia en todo el mundo al mismo tiempo que recorta su gasto. Europa no tiene nada que hacer. ¿Quién más cuenta? Lo único que pasa es que Estados Unidos está volviendo al lugar que le corresponde, por muchas afirmaciones tontas y exageradas que hagan los candidatos republicanos a la presidencia, y a pesar de libros tan populares como el de Tom Friedman y Michael Mandelbaum, That Used to Be Us: How America Fell Behind in the World It Invented and How We Can Come Back. No hay vuelta posible, al menos no a la época de Truman y Eisenhower; el mundo ha cambiado. La segunda idea deriva de la primera, y da todavía más que pensar. Aunque Estados Unidos está reduciendo su imposible misión en Afganistán, insiste en que va a cumplir todas sus otras obligaciones en todas partes. Sigue empeñado en tener un papel fundamental en Oriente Próximo. Sigue comprometido con Israel. Sigue comprometido con Arabia Saudí y con los Estados del Golfo. Sigue decidido a disuadir a Irán. Sigue comprometido con Europa occidental. Sigue comprometido con Corea del Sur, Taiwán, Australia, quizá Indonesia (aunque esto parece demasiado). Otros países se apresurarán a incorporarse a esta lista, a los Gobiernos estadounidenses, tanto demócratas como republicanos, les cuesta siempre decir que no. ¿Vamos a dar la espalda a la Isla Ascensión, por ejemplo? (No, porque tiene buenas instalaciones aéreas). ¿A Ruanda? (No, si nuestras bienintencionadas estrellas del cine y la música tienen algo que decir). ¿Al Territorio Británico del Océano Índico? (No; tenemos allí importantes instalaciones de rescate marino.) Es preocupante. Todos los grandes estrategas, romanos, Guillermo el Conquistador, Otto von Bismarck, eran conscientes de sus límites. ¿Lo somos nosotros? (…..)

Link: http://elpais.com/elpais/2012/03/22/opinion/1332433689_775495.html

Acerca de ignaciocovelo
Consultor Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: