Economía versus política

La crisis económica por la que atraviesa el mundo ha puesto en cuestionamiento a todas las doctrinas económicas que se han desarrollado hasta el momento. Si no fuese porque la economía es manejada en última instancia por los políticos, podríamos decir que la economía y los economistas son culpables de esta y todas las crisis por las que hemos atravesado. Lo cierto es que la economía como ciencia social es cada vez más racional y lógica, pues existen parámetros, modelos matemáticos y señales de alerta temprana que deberían prevenir a los actores de la sociedad y a los gobernantes de turno de potenciales crisis económicas. El caso, en mi opinión, es que la economía, en última instancia, es controlada por el aspecto político. Es cierto, la política trata de humanizar a la economía. Sin embargo, en muchos casos, las decisiones políticas, por razones electorales o populistas, afectan a la norma y a la racionalidad de la conducta económica. Ahora bien, si la economía comienza a flaquear, las relaciones políticas entre los países comienzan a afectarse; más aún en el mundo globalizado en el que vivimos. Los lazos comerciales, las inversiones entre los países y los efectos de una integración en grupos o bloques económicos pueden volverse tóxicos en el momento en que uno de sus miembros, afectado por el manejo erróneo de su economía, termina afectando la economía o las economías de sus socios comerciales. Para efectos prácticos, la situación de Grecia al interior de la Eurozona resulta clara y contundente, pues no pocas son las personalidades que opinan que ese país debería ser excluido de la Comunidad. En otros casos, la crisis económica mundial ha magnificado aún más las relaciones entre países y gobiernos con diferencias ideológicas así como simpatías o antipatías personales entre sus gobernantes. La economía y la política deberían trabajar de la mano. La política debería regirse por normas económicas claras. La economía debería humanizarse sin llegar a politizarse. Solo así se cumplirá el objetivo común entre estas dos actividades: la reducción de la pobreza mediante el crecimiento económico con igualdad y justicia. (Fuente: art. Wilson Granja Portilla – Diario Hoy, Ecuador – 22/09/2011)

Anuncios

Obama’s UN Debacle

Barack Obama’s appearance at the United Nations was an unmitigated disaster. Like a slow-motion train wreck, one that everyone knew was coming months ago, the president succumbed shamelessly to the domestic political pressure from the Israel lobby, its Republican party allies, and the menacing Benjamin Netanyahu, the thuggish prime minister of Israel. In one speech, Obama smashed to pieces every hopeful speech, false-start peace initiative and half-hearted initiative he’s tried since taking office. (source: by Robert Dreyfuss – The Nation, US – 22/09/2011)

The appointment of George Mitchell as Middle East peace envoy? Dead. The June 2009, speech in Cairo aimed at rebuilding ties to the Arab and Muslim world? Dead. His feckless call for Israel to stop building illegal settlements on Palestinian land under occupation by Israel’s brutish army and a vast militia of armed, fanatical settlers? Dead. His weak-kneed call for a deal between Israel and Palestine based on the 1967 borders? Dead as a doornail. It’s impossible to say, at this stage, how bad the damage will be. At the very least, the United States has ceded all leadership in the peace process. The impact in the Middle East will be enormous, not least among the Egyptian revolutionaries and other leaders of the Arab Spring who, already cynical and hostile to American policy on Israel, will now write off Washington completely, and turn to Europe, Russia and China. Saudi Arabia, whose former ambassador to the United States, Prince Turki, has been increasingly vocal in warning the United States that the Saudis will break with Washington, will step in to pick up the pieces now if the craven members of the US Congress cut off aid to the Palestinian Authority. In his speech, in which Obama said nary a word about Palestinian suffering, nor a word about illegal Israeli expansion and settlements, he said this: “Let us be honest with ourselves: Israel is surrounded by neighbors that have waged repeated wars against it. Israel’s citizens have been killed by rockets fired at their houses and suicide bombs on their buses. Israel’s children come of age knowing that throughout the region, other children are taught to hate them. Israel, a small country of less than eight million people, look out at a world where leaders of much larger nations threaten to wipe it off of the map. The Jewish people carry the burden of centuries of exile and persecution, and fresh memories of knowing that six million people were killed simply because of who they are. Those are facts. They cannot be denied.” Netanyahu, the boorish piece of muscle who runs Israel, called Obama’s speech a “badge of honor.” According to news reports, the entire UN General Assembly sat on its hands during Obama’s speech, not applauding once. Mahmoud Abbas, watched glumly, his head in his hands.

Ecuador inicia una campaña para fortalecer el comercio de ALC

Ecuador inició una campaña internacional, que busca se fortalezca financiera y comercialmente la región latinoamericana y caribeña. El viceministro Francisco Rivadeneira indicó que para ello buscan tener una “participación activa” con el grupo G77, para llevar adelante propuestas innovadoras en cuanto a cómo tiene que conformarse el sistema multilateral al ámbito financiero y comercial. Rivadeneira sostuvo reuniones con representantes de varios países en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas y la agenda incluye además naciones en desarrollo en busca de dar a conocer las iniciativas que Ecuador considera deben llevarse a cabo. En el ámbito financiero proponen crear instituciones “más acordes” con las necesidades o intereses de los países en desarrollo. “No es que desaparezcan o se fusionen las que hay, sino que haya otras”, afirmó Rivadeneira a EFE, para agregar que la economía de los países latinoamericanos está bastante bien. En América Latina ha habido crecimiento en los últimos años y queremos crear instituciones financieras que capten esos ingresos, ese ahorro que se ha generado para bienestar de todos los países, argumentó. Ecuador está planteando lo que denominamos como, nueva arquitectura financiera regional, en la que debe tener protagonismo la Unión de Naciones Suramericanas, “que debería ser el principal órgano suramericano en lo político, económico y comercial”. “Lo político está muy avanzando, ahora hay que construir lo económico y lo comercial”, insistió. En una reunión el pasado mes de agosto en Argentina, UNASUR acordó avanzar en la coordinación de un conjunto de medidas en materia económica y financiera para repeler onda expansiva de la crisis desatada en EEUU y Europa. Rivadeneira agregó que otro organismo importante en esa nueva “arquitectura financiera regional” debe ser la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños “no para sustituir a la OEA, sino para que sea el espacio de discusión de lo latinoamericano exclusivamente”. De acuerdo con el ecuatoriano, otro elemento sería el Banco del Sur, entidad de fomento regional creado en 2009, que sería el que financiaría los proyectos de interés común. “Hay que ser innovadores y plantear una inversión regional”. Rivadeneira sostuvo reuniones bilaterales con países como Rusia y Australia, naciones que manifestaron su interés de seguir invirtiendo en proyectos del área de las hidroeléctricas y la minería. (Fuente: EFE – 23/09/2011)

República Dominicana propone que los alimentos no sean activos financieros

El Presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, propuso a la Asamblea General de la ONU la adopción de una resolución que prohíba que los alimentos y el petróleo sean considerados activos financieros. Al intervenir ayer en el debate general del 66º periodo de sesiones, Fernández recordó que de 2006 a 2008 los precios de la soya, el maíz, el arroz y el trigo se elevaron en más del 100%. Añadió que si en 1998 el barril de petróleo se cotizaba a doce dólares, diez años después, en 2008, se elevó a 147 dólares. Paradójicamente, en ese mismo año, el monto bajó a 37 dólares. Como consecuencia de estos vaivenes, acotó Fernández, el número de personas sin acceso a alimentos ha superado los mil millones de habitantes. “Debido a esa situación, que nuestros pueblos importadores de alimentos y de petróleo viven cada día, la República Dominicana ha considerado la necesidad de proponer el establecimiento de medidas de regulación de alcance internacional, que garanticen la transparencia de mercados y la estabilidad de los precios”. El jefe de Estado dominicano señaló que para eso es imprescindible fijar un límite al volumen de las transacciones en los mercados de futuro de las compañías de seguro, los bancos y los fondos de pensiones y patrimoniales, entre otras entidades financieras. Fernádez concluyó afirmando que con la adopción de esa resolución por la Asamblea General, se daría un paso importante en la solución de un grave problema que condena hoy a un importante sector de la sociedad, al hambre y la miseria. (Fuente: ONU – 23/09/2011)

Países BRICS urgen a FMI a acelerar reformas

Ministros de Finanzas y Gobernadores de los Bancos Centrales de las cinco principales economías emergentes, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, pidieron el día 22 al Fondo Monetario Internacional acelerar sus reformas relacionadas con las cuotas de participación y la gobernanza. “Estamos preocupados por el ritmo tan lento de las reformas de las cuotas de participación y gobernanza dentro del FMI”, dijeron los líderes económicos de los cinco países en un comunicado conjunto emitido después de su encuentro en las reuniones anuales 2011 del FMI y el Banco Mundial en Washington. “La implementación de la reforma de 2010 se está quedando atrás”. En 2010, los 187 países miembros del FMI y su institución financiera hermana, el Banco Mundial, acordaron transferir una parte de la cuota de participación de las economías avanzadas a los mercados emergentes y a las economías en vías de desarrollo. El FMI también prometió fortalecer su supervisión, como una parte importante de su reforma de gobernanza. Sin embargo, el proceso de estas reformas históricas sigue siendo muy lento debido a procedimientos legislativos y a otras barreras dentro de los países miembros. “Nosotros debemos avanzar con la revisión integral de la fórmula de la cuota de participación para enero de 2013 y la conclusión de la próxima revisión de cuotas de participación para enero de 2014”, se dijo en el comunicado. “Esto es necesario para aumentar la legitimidad y la eficacia del Fondo”. (Fuente: Agencia Xinhua – 23/09/2011)

EEUU/UE exhiben diferencias sobre crisis y emergentes piden acción

Estados Unidos y la Unión Europea mostraron de nuevo sus diferencias este jueves sobre cómo enfrentar la inestabilidad económica mundial, mientras que los países emergentes pedían acción, en una jornada aciaga en los mercados. El presidente Barack Obama, que se reunió esta semana con su par francés Nicolás Sarkozy y con el primer ministro británico, David Cameron, al margen de la asamblea general de la ONU, volvió a reiterar “que (los líderes europeos tienen) los medios de solucionar los problemas que enfrentan”, en palabras del portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. (Fuente: Agencia AFP – 23/09/2011)

“Los gobiernos deberían reconocer que el crecimiento es el mayor desafío que tenemos en el mundo entero”, declaró igualmente el secretario del Tesoro, Tim Geithner, al margen de la asamblea general del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial en Washington. Los Estados “deberían adaptar su política presupuestaria” a la situación, dijo Geithner, cuyo gobierno ha presentado un paquete para fomentar la creación de empleo con un costo de 447.000 millones de dólares ante el Congreso, con pocas posibilidades de que sea aprobado por el Legislativo. Geithner también expresó su temor a que los Estados europeos pongan el énfasis en el equilibrio de sus cuentas públicas en detrimento del crecimiento.

La desaceleración de la economía “no es una excusa para evitar poner orden en nuestras finanzas públicas”, replicó el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, en otro foro en Washington. El denominado grupo BRICS animó a los países avanzados a tomar medidas para evitar el contagio. El ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, puso el acento en la crisis de la deuda europea. “El epicentro de la crisis es hoy día la Unión Europea”, dijo en la rueda de prensa del grupo. “Los países europeos tienen que ser rápidos, osados y tienen que ser cooperativos entre sí”, recomendó Mantega. “Tenemos que impedir que la crisis dé un salto cualitativo, que alcance un nivel más grave”, advirtió Mantega. La zona euro no dejará caer a Grecia, al borde de un cese de pagos, aseguró Rehn. El Grupo que conforman los BRICS, cuyos miembros forman parte del denominado G20 de potencias emergentes y naciones industrializadas que se reúne el viernes en Washington, aseguró igualmente en un comunicado que están dispuestos a aportar dinero al FMI para ayudar, y a acelerar sus reformas estructurales internas. Las bolsas por su parte cerraron con fuertes caídas: Wall Street con el Dow Jones cediendo un 3,51%, en Europa las pérdidas rondaron el 5%, y en América Latina, Sao Paulo cedió 4,83% y las demás grandes plazas de la región también cayeron.

Los mercados reaccionaron al pesimismo del día anterior de la Reserva Federal estadounidense, que alertó de “significativos riesgos” sobre la recuperación económica de la primera potencia mundial. Los dos jefes del Fondo Monetario Internacional  y el Banco Mundial terciaron para pedir valentía y dar razón tanto a Washington como a los países europeos en esa discusión sobre estímulo financiero o rigor presupuestario. “Algunos países pueden ayudar al crecimiento a corto plazo”, declaró la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, en rueda de prensa. “Está claro que Estados Unidos es el (país) que me viene a la cabeza inmediatamente”, precisó. “Pero es una cuestión de equilibrio”. “Tiene que haber una trayectoria paralela entre lo que puede ayudar al crecimiento a corto plazo (..) y la manera como se garantizan las medidas que permitirán una reducción del déficit a corto plazo”. “No tomen decisiones estúpidas, no dejen que el mundo caiga en el proteccionismo, y (..) mantengan la concentración en los motores de crecimiento a largo plazo”, pidió el presidente del BM, Robert Zoellick, a líderes mundiales. “El mundo entra en una zona peligrosa que necesita líderes valientes”, insistió. “Una crisis en el mundo avanzado podría convertirse en una crisis para los países en vías de desarrollo”, advirtió.

The Social Contract

This week President Obama said the obvious: that wealthy Americans, many of whom pay remarkably little in taxes, should bear part of the cost of reducing the long-run budget deficit. And Republicans like Representative Paul Ryan responded with shrieks of “class warfare.” It was, of course, nothing of the sort. On the contrary, it’s people like Mr. Ryan, who want to exempt the very rich from bearing any of the burden of making our finances sustainable, who are waging class war. (source: by Paul Krugman – NYTimes – 22/09/2011)

As background, it helps to know what has been happening to incomes over the past three decades. Detailed estimates from the Congressional Budget Office — which only go up to 2005, but the basic picture surely hasn’t changed — show that between 1979 and 2005 the inflation-adjusted income of families in the middle of the income distribution rose 21 percent. That’s growth, but it’s slow, especially compared with the 100 percent rise in median income over a generation after World War II. Meanwhile, over the same period, the income of the very rich, the top 100th of 1 percent of the income distribution, rose by 480 percent. No, that isn’t a misprint. In 2005 dollars, the average annual income of that group rose from $4.2 million to $24.3 million.

So do the wealthy look to you like the victims of class warfare? To be fair, there is argument about the extent to which government policy was responsible for the spectacular disparity in income growth. Some of the most important aspects of that tilt involved such things as the sustained attack on organized labor and financial deregulation, which created huge fortunes even as it paved the way for economic disaster. For today, however, let’s focus just on taxes. The budget office’s numbers show that the federal tax burden has fallen for all income classes, which itself runs counter to the rhetoric you hear from the usual suspects. Partly this reflects big cuts in top income tax rates, but, beyond that, there has been a major shift of taxation away from wealth and toward work: tax rates on corporate profits, capital gains and dividends have all fallen, while the payroll tax — the main tax paid by most workers — has gone up. And one consequence of the shift of taxation away from wealth and toward work is the creation of many situations in which — just as Warren Buffett and Mr. Obama say — people with multimillion-dollar incomes, who typically derive much of that income from capital gains and other sources that face low taxes, end up paying a lower overall tax rate than middle-class workers. And we’re not talking about a few exceptional cases. According to new estimates by the nonpartisan Tax Policy Center, one-fourth of those with incomes of more than $1 million a year pay income and payroll tax of 12.6% of their income or less, putting their tax burden below than many in the middle class.

Now, I know how the right will respond to these facts: with misleading statistics and dubious moral claims. On one side, we have the claim that the rising share of taxes paid by the rich shows that their burden is rising, not falling. To point out the obvious, the rich are paying more taxes because they’re much richer than they used to be. When middle-class incomes barely grow while the incomes of the wealthiest rise by a factor of six, how could the tax share of the rich not go up, even if their tax rate is falling? On the other side, we have the claim that the rich have the right to keep their money — which misses the point that all of us live in and benefit from being part of a larger society. Elizabeth Warren, the financial reformer who is now running for the United States Senate in Massachusetts, recently made some eloquent remarks to this effect that are, rightly, getting a lot of attention. “There is nobody in this country who got rich on his own. Nobody,” she declared, pointing out that the rich can only get rich thanks to the “social contract” that provides a decent, functioning society in which they can prosper. Which brings us back to those cries of “class warfare.” Republicans claim to be deeply worried by budget deficits. Indeed, Mr. Ryan has called the deficit an “existential threat” to America. Yet they are insisting that the wealthy — who presumably have as much of a stake as everyone else in the nation’s future — should not be called upon to play any role in warding off that existential threat. Well, that amounts to a demand that a small number of very lucky people be exempted from the social contract that applies to everyone else. And that, in case you’re wondering, is what real class warfare looks like.