How to Accommodate 9 Billion and Save the Environment – Part II

At the height of the financial crisis in 2008, Asians were urged by Western politicians and economists to consume more, to help rebalance the global economy. At the same time, during the run-up to the climate talks in Copenhagen, Asians, especially the Chinese, were scolded that they had to be responsible global citizens and reduce carbon emissions. Few global leaders and commentators dared connect the dots and openly acknowledge that asking Asians to reduce emissions while asking them to consume more simply did not add up. Now try imagining a world with three Americas. Difficult? But that’s where economists say we’re heading. Within two decades at most, China will overtake the US and become the world’s biggest economy. Within another 20 years, by 2050, India will be as big. And what will drive this? Human aspiration, aided by free markets, technology and finance. As the cheerleader of globalization, Thomas Friedman has written: “World population is projected to rise from 6.7 billion to 9 billion between now and 2050, and more and more of those people will want to live like Americans.” This is unthinkable. If the United States is joined by two more economic masses as big – or bigger, as on current trends the American economy will also have trebled in size by mid-century – all aspiring to live like Americans, our planet’s resources will be stressed beyond imagination. Wherever we look, be it carbon emissions, oil and gas, food shortages, water, rare earths, fisheries or forests, there just isn’t enough for the world to soak up another two consumption driven Americas. To stop heading down this road, Asian governments must immediately recognize that a bleak future lies ahead if Asians attempt to live out an aspiration to consume like Americans. The current debt crisis in the US, ultimately fueled by over consumption, has even led China’s media to lecture the Americans that it’s “time to revisit the time-tested commonsense that one should live within one’s means.” Asia must reject the blinkered views of those who urge Asians to consume relentlessly, be they Western economists and leaders who want the region to become a “motor of growth” or Asian governments convinced that ever-expanding economies are what their populations need (…..) (source: by Chandran Nair – 30/08/2011)

Part. II: http://yaleglobal.yale.edu/content/accommodate-9-billion-save-environment-part-ii

Part. One: http://yaleglobal.yale.edu/content/accommodate-9-billion-save-environment-part-i

Anuncios

Las tres C de FOCALAE: coherencia, confianza y cooperación

La V Reunión Ministerial del Foro de Cooperación América Latina y Asia del Este, que acaba de celebrarse aquí, consideró llegado el momento justo para reforzar tres principios enarbolados por la agrupación: coherencia, confianza y cooperación. Al ingresar a la segunda década del Foro, es necesario que los países miembros profundicen la participación en sus iniciativas e intensifiquen los esfuerzos en la construcción de relaciones interregionales estratégicas a largo plazo basadas en la coherencia, la confianza y la cooperación en los foros internacionales, subrayó la llamada Declaración de Buenos Aires. (Fuente: Agencia Prensa Latina – 02/09/2011)

El texto fue aprobado de forma unánime el 25 de agosto en el porteño Palacio San Martín, sede de la Cancillería argentina, por los ministros de Relaciones Exteriores de FOCALAE, que en la ocasión dieron la bienvenida a dos nuevos miembros: Honduras y Surinam. Los cancilleres coincidieron en apreciar que desde su primer encuentro en Santiago de Chile en marzo de 2001 a esta parte, la asociación evolucionó “sustancialmente” de un canal de diálogo a un mecanismo más sólido y estable de cooperación. Durante este período, el Foro ha crecido cuantitativamente, en lo que respecta a sus países miembros y actividades, y cualitativamente, en su alcance y áreas de cooperación, abarcando objetivos de desarrollo económicos y sociales comunes. Cooperación, advirtieron, que “debe ser transversal y estar orientada hacia la acción, a fin de producir beneficios tangibles y resultados sustanciales”.

La cita ministerial en la Cancillería argentina alertó sobre que se definió como “desafíos globales multifacéticos e interconectados”, ante los cuales el FOCALAE, “debe aumentar su efectividad”. Entre esas amenazas fueron mencionadas las crisis financieras, exclusión social, seguridad alimentaria y energética, desastres socionaturales, delincuencia organizada transnacional, tráfico ilegal de estupefacientes, terrorismo, proliferación nuclear y cambio climático. Con relación a la primera de éstas, los diplomáticos coincidieron en expresar su profunda preocupación por el hecho de que la recuperación a la cual estamos asistiendo no ha derivado todavía en puestos de trabajo suficientes, inclusión social y tasas de crecimiento adecuadas para todas las economías. El crecimiento -enfatizaron- debe ir de la mano con políticas sociales y económicas que favorezcan una distribución y generación de riqueza sustentable más justa y equitativa, y fortalezcan los vínculos entre las dos regiones, incluidos el comercio y la inversión extranjera. Manifestaron de igual modo la necesidad de continuar fortaleciendo las redes de seguridad financiera regionales y celebraron la decisión de la UNASUR de crear un Consejo de Economía y Finanzas, encargado de evaluar alternativas concretas para mejorar y expandir los Acuerdos Regionales de Financiamiento en el área. Hubo también aquí un explícito reconocimiento a la magnitud del desafío que representa la volatilidad de precios en los mercados de petróleo y alimentos para muchos países, como consecuencia de los cuales es previsible un aumento de las presiones proteccionistas en el futuro. La Declaración de Buenos Aires asentó el compromiso “abstenernos de adoptar medidas proteccionistas o que distorsionen el comercio y nos comprometemos a rectificar tales medidas cuando surjan”. De otro lado, fue puesto de manifiesto el pleno apoyo a los esfuerzos globales, regionales y nacionales para eliminar la pobreza, el hambre, la desnutrición y la inseguridad alimentaria a través de la cooperación regional e internacional y las inversiones. En ese sentido, se formuló un llamado a “asegurar la disponibilidad suficiente y estable de alimentos en nuestra región y el acceso oportuno e ininterrumpido a los alimentos”, y Argentina presentó una propuesta para establecer una Base de Datos de Proyectos de Inversión, una Red de Inversiones y un Foro de Negocios del FOCALAE.

La necesidad de una reforma integral de Naciones Unidas que le permita a esa organización afrontar con mayor eficacia los desafíos mundiales actuales, fue otro de los temas abordados. Cambios que permitirán “lograr un Consejo de Seguridad ONU más democrático, representativo, legítimo, eficiente, efectivo y responsable, una Asamblea General revitalizada y un mejor Consejo Económico y Social”, señaló la agrupación birregional. Igualmente, fueron ratificados los derechos soberanos de los Estados sobre sus recursos naturales y su biodiversidad, así como el compromiso de trabajar por el éxito de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Rio+20), que se llevará a cabo en Río de Janeiro el próximo año. No escapó a la mirada del Foro de Cooperación América Latina y Asia del Este la necesidad de acelerar los esfuerzos colectivos para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio a través de una alianza global de desarrollo fortalecida. Al respecto, fue destacada la importancia de los esfuerzos para alcanzar la meta de un 0,7 por ciento del producto bruto nacional para la ayuda oficial al desarrollo y para mejorar su efectividad, a fin de asistir a los países en desarrollo en su consecución puntual de tales objetivos. Del mismo modo, se pidió abordar el problema de las drogas a nivel mundial desde un enfoque “integrado y equilibrado sobre la base del principio de las responsabilidades comunes y compartidas, el respeto por la soberanía y la integridad territorial y la no injerencia en asuntos internos. Los tres últimos, principios fundacionales FOCALAE, como también la igualdad, el beneficio mutuo y desarrollo común; respeto por las culturas y valores sociales propios, y la toma de decisiones por consenso. Con la incorporación aquí de Honduras y Surinam, suman ya 36 los países integrados a este Foro, que representa el 40 por ciento de la población mundial, el 32 por ciento de la economía mundial y más del 40% del comercio internacional.

La locomotora manufacturera global pierde impulso

Las fábricas de todo el mundo están pisando el freno de la producción, en una desaceleración de la actividad económica que suscita el espectro de una recaída en la recesión. Los fabricantes de Estados Unidos apenas expandieron sus operaciones en agosto, según un informe del jueves, a medida que los negocios se adaptan a una confianza menguante y a un mercado laboral estancado. El sector fabril también se replegó en Asia, donde en países considerados referentes, como Corea del Sur y Taiwán, la actividad industrial se contrajo. Mientras, la de China creció con discreción. La manufactura en una vasta franja de Europa se redujo por primera vez en dos años, mientras la contracción en Grecia e Irlanda amenaza a economías mayores como Italia y Francia. (Fuente: The Wall Street Journal – 01/09/2011)

La expansión mundial manufacturera está perdiendo fuerza en un momento precario. La desaceleración podría exacerbar inquietudes de deuda en Europa y EE.UU. y socavar la energía de Asia, el motor de la mayor parte del crecimiento del mundo en años recientes. Aumenta también lo que se juegan las autoridades encargadas de abordar las preocupaciones fiscales en los próximos meses en Europa o EEUU y los funcionarios de mercados emergentes con la amenaza de la inflación y economías con sobrecalentamiento.

Los recientes informes fabriles sugieren que los procesos de desaceleración en diferentes partes del mundo se están alimentando mutuamente. Las economías de rápido crecimiento de Asia, por ejemplo, han sido golpeadas por la debilidad en las economías más desarrolladas que son grandes compradores de sus exportaciones. De la misma manera, las compañías de EE.UU. y otras economías acaudaladas dependen del crecimiento en los países emergentes para compensar una demanda interna más moderada. El ensombrecimiento de la perspectiva se vio reflejado en un pronóstico económico actualizado emitido el jueves por la Casa Blanca: EEUU prevé que la economía se expandirá solamente 1,9% este año y 2,6% el próximo, de cuarto trimestre a cuarto trimestre, y no cree que el desempleo mejore de forma significativa. En tanto los informes sugieren un sentimiento global menguante, los indicadores muestran que la producción se expandió muy poco. La manufactura global estaba subiendo a un ritmo anualizado calculado en 6% en el trimestre hasta julio, según J.P. Morgan Chase, cuyo índice global de producción fabril el jueves estaba en 50,1, apenas por encima del nivel de estancamiento. Toda lectura superior a 50 indica expansión. Significa que los pronósticos anticipan una futura ralentización, o que los ejecutivos están más pesimistas sobre la economía de lo que deberían, dada la producción real. El índice de la actividad fabril de EE.UU. del Instituto de Gestión de Suministros (ISM), un grupo de ejecutivos de compras, bajó un tercio de un punto porcentual a 50,6. El índice de producción se contrajo al menor nivel desde mayo de 2009. En tanto los precios siguieron moderándose, la expansión en el empleo se moderó mientras las empresas tratan de navegar un clima incierto. La moderación del gasto público amenaza con debilitar la economía en los meses venideros. Tales recortes también preocupan a algunos ejecutivos por las presiones de largo plazo en sus negocios. “La incertidumbre en el mercado es enorme”, dice Richard Seaman, CEO Seaman Corp, Ohio. “Realmente hay una visibilidad baja con miras al futuro porque la gente no sabe exactamente qué hacer”.

Un panorama más negativo del mundo desarrollado está impactando en las economías emergentes. Esta semana, el banco central de Brasil, que ha subido las tasas de interés cinco veces este año, las redujo por inquietudes de que la desaceleración global esté infectando a la mayor economía de Latinoamérica. En Asia, donde muchos bancos centrales han estado restringiendo la política monetaria para combatir la inflación, la demanda interna está moderándose al tiempo que mercados de exportación clave se repliegan. Los índices de dos economías cruciales para el comercio global -Corea del Sur y Taiwán- cayeron a menos de 50, indicando que la manufactura se contrajo en agosto. Entretanto, el índice fabril oficial de la mayor economía de Asia, China, se mantuvo ligeramente por encima de 50, mientras que una lectura alternativa de HSBC subió ligeramente a 49,9. Las cifras sugieren que la producción fabril china ni repuntó ni se hundió en agosto. Las exportaciones fueron un sector problemático, por cuanto el reporte del gobierno informó que el subíndice de los nuevos pedidos de exportación cayó a 48,3 de 50,4 en julio, replegándose a una contracción por primera vez desde abril de 2009, cerca del punto álgido de la crisis financiera. El sector fabril de Alemania apenas se expandió durante el mes, registrando su ritmo más lento en dos años. Eso mitigó algunas inquietudes de que la mayor economía de Europa podría caer en otra recesión, aun cuando la manufactura en los países más vulnerables de la zona euro se está contrayendo rápidamente, lo cual sugiere que aún faltan varios meses para la estabilización de dichas economías.

Schäuble Pushes for New EU Treaty

The debt crisis has been a tough test of endurance for Europe. To better face such challenges in the future, German Finance Minister Wolfgang Schäuble wants to forge a new European Union treaty, the mass-circulation daily Bild reported on Friday. According to the report, Schäuble clarified his plan during a closed-door meeting of leaders of his conservative Christian Democratic Union (CDU) and its Bavarian sister party the Christian Social Union (CSU) Thursday evening. Shifting greater powers over economic and financial policy to Brussels is necessary, he said according to the paper, “even though we know how difficult a treaty change will be.” (source: Der Spiegel, Germany – 02/09/2011)

Schäuble also acknowledged that such reforms would create a significant divide between the 17 European Union countries that use the euro and the remaining 10 that do not. The EU treaty, signed in Maastricht in 1992, went into effect in 1993, and subsequent changes to the document have proven arduous and complicated. The most recent example was the signing of the Lisbon Treaty, which went into effect only after a protracted ratification process that was slowed by heated debate in individual member countries. One major stumbling block was the rejection of the treaty in a 2008 Irish referendum, which was reversed the following year in a second vote. Schäuble’s ideas are also likely to encounter major reservations within Germany’s federal parliament, the Bundestag, where some politicians already feel they’ve been left out of the government’s decisions over the euro bailout funds. But the finance minister has already warned politicians that the euro-zone bailout packages established by the European Financial Stability Fund (EFSF) backstop fund must have the ability to react quickly to financial market developments. He has appealed to the parliamentary groups of Germany’s major political parties to use their powers of co-decision responsibly. Meanwhile, Chancellor Angela Merkel urged for a solution “in line with market conditions” on Thursday. The chancellor said she would “find ways to ensure that the parliamentary co-decision would be made in a way that also nevertheless conforms with the markets.” She added that financial policy-makers within her center-right coalition had confirmed to the chancellor that “they are aware of this responsibility.” Merkel also reiterated that the right to determine budgets is the “core right” of parliament. With the growing size of the euro bailout funds, many in parliament are concerned that it rescue of the euro will limit their ability to determine Germany’s federal budget.

Merkel’s cabinet has already agreed on the law necessary to expand the EFSF, a change which must be agreed to by all euro-zone governments. But the question as to how much influence the German Bundestag might ultimately have over EFSF bailouts has been the source ongoing debate. The Bundestag has so far had very little influence on decisions made by Merkel and her government regarding the bailout packages for heavily indebted euro-zone countries. During the meeting on Thursday, leaders of the CDU/CSU’s party group in parliament demanded a vote in the Bundestag on any budget-related actions taken by the EFSF. According to their guidelines, if an EU member requires a bailout or other EFSF-related measures that would effect the German budget, the country’s leaders would only be allowed to approve them after being given a green light from the Bundestag. Next Wednesday, Germany’s highest court, the Federal Constitutional Court, is expected to rule on a legal challenge against the euro bailout package. Many observers believe the court will approve the bailout measures, but that it will also require greater parliamentary consultation from the government for future bailouts.