La dimensión planetaria de la alimentación: motivos para una agricultura natural

La es­ca­lada cons­tante de pre­cios de los últi­mos nueve me­ses y la vi­gente cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en So­ma­lia di­bu­jan un pa­no­rama tan preo­cu­pante, como para lla­mar nues­tra aten­ción y aun más nues­tro com­pro­miso. Se­gún al­gu­nos ex­per­tos, la agri­cul­tura or­gá­nica, tam­bién lla­mada eco­ló­gica, po­dría ali­men­tar a la po­bla­ción mun­dial. Su enorme po­ten­cial de­pende en buena parte de la con­cien­cia de los consumidores. Ce­rea­les tan bá­si­cos como el trigo han do­blado su pre­cio desde ju­nio del pa­sado 2010, el azú­car está en alza cons­tante. Los eco­no­mis­tas ad­vier­ten que los pre­cios de los ali­men­tos más bá­si­cos se­gui­rán la misma ten­den­cia a incrementarse. Con la co­mida está su­ce­diendo lo mismo que su­ce­dió hace va­rias dé­ca­das con la in­for­ma­ción: su en­trada en bolsa. Si en el se­gundo caso las con­se­cuen­cias han sido de­vas­ta­do­ras ge­ne­rando gran­des mo­no­po­lios de la co­mu­ni­ca­ción y aca­bando con las pe­que­ñas em­pre­sas in­for­ma­ti­vas que ga­ran­ti­za­ban la di­ver­si­dad de pun­tos de vista, en el pri­mer caso lo que está en juego es aún si cabe mu­cho más grave. La des­re­gu­la­ción de los mer­ca­dos du­rante los ‘90 y la pos­te­rior cri­sis de las hi­po­te­cas en el 2007 per­mi­tió que in­ver­so­res de­di­ca­dos a la es­pe­cu­la­ción en­tra­sen tam­bién en el mer­cado de las ma­te­rias pri­mas. To­ne­la­das de ali­men­tos a par­tir de ese mo­mento son re­te­ni­dos en co­lo­sa­les al­ma­ce­nes a la es­pera de ver su pre­cio mul­ti­pli­cado. Se con­de­naba al ham­bre a una gran parte de la Hu­ma­ni­dad. El nú­mero de per­so­nas con malnu­tri­ción cró­nica se in­cre­mentó en 75 mi­llo­nes en 2007. Para la otra parte, la que no co­rre el riesgo de mo­rir de ham­bre, el cas­tigo es —en­tre otros— pa­gar cada vez más caro por ali­men­tos bá­si­cos que ade­más son tra­ta­dos con agro­quí­mi­cos para ase­gu­rar un cre­ci­miento tan rá­pido como es­caso en va­lor nutricional. La agri­cul­tura con­ven­cio­nal, por ende, hace ya tiempo que ha de­jado de ser eco­nó­mica. Cierto es que los or­gá­ni­cos tam­poco lo son, pero por mo­ti­vos muy diferentes. ¿Por qué mo­tivo gas­tar más en un ali­mento si es po­si­ble con­se­guirlo más ba­rato? es la re­cu­rrente pre­gunta cuando se trata el tema de los ali­men­tos or­gá­ni­cos. Si bien es cierto que pa­ga­mos más cuando op­ta­mos por pro­duc­tos na­tu­ra­les, ¿es su pre­cio más alto? La res­puesta es, ta­xa­ti­va­mente, no. (…..)

Link art. agricultura natural: http://cusamaco.eu/?p=2813

Anuncios

Acerca de ignaciocovelo
Consultor Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: