Dilma Rousseff primera presidenta electa de Brasil

Dilma Rousseff se convirtió hoy en la primera presidenta electa de Brasil y ahora enfrenta el difícil reto de proseguir el proyecto democrático de su predecesor y mentor, Luiz Inácio Lula da Silva. Rousseff, candidata por el gobernante Partido de los Trabajdores (PT) se impuso con casi el 56 por ciento de los votos válidos a su rival José Serra, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y ganó así el derecho a comandar esta inmensa nación entre el 1 de enero de 2011 y el 31 de diciembre de 2014.

De esa forma, Rousseff enfrenta el gran reto de suceder al popular Luiz Inácio Lula da Silva y continuar el proyecto que en los últimos ocho años redujo la desigualdad social, prácticamente erradicó el desempleo y logró un crecimiento económico sostenido, que coloca hoy a Brasil como la octava potencia mundial.

La economista de 62 años, divorciada, con una hija y uno nieto, nació en Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais. Rousseff es hija del inmigrante búlgaro Pedro Rousseff y de la maestra Dilma Jane da Silva, según los datos biográficos publicados. Su trabajo fue consagrado durante el gobierno del presidente Lula como ministra de Minas y Energía y,desde 2005, como ministra-jefe de la Casa Civil, puesto donde tuvo bajo su mando las principales acciones del poder ejecutivo. Dirigió el Programa de Aceleración del Crecimiento, así como los proyectos sociales Luz para Todos, Mi Casa, Mi Vida, y definió las reglas para la exploración y explotación de los enormes yacimientos de petróleo y gas hallados en aguas ultraprofundas del mar frente a la costa Atlántica.

Pero antes de llegar a esos puestos, Dilma participó desde muy joven en los movimientos de resistencia a la dictadura militar (1964-1985), fue detenida en Sao Paulo y estuvo presa durante tres años. Tras ser liberada, en 1973, se radicó en Porto Alegre, capital del estado de Río Grande do Sul. En la Universidad Federal de ese territorio concluyó sus estudios de Economía y, a finales de la década de 1970, luchó por la amnistía para los brasileños que habían perdido sus derechos civiles y fueron perseguidos y expulsados del país por el régimen militar. En esa época y conjuntamente con su entonces esposo, Carlos Araújo, ayudó a fundar el Partido Democrático Laborista (PDT) de Río Grande do Sul, del cual fue militante activa, al lado de figuras históricas de la política brasileña, como Leonel Brizola. Participó en el movimiento llamado Diretas Já, considerada la mayor movilización civil de la historia reciente brasileña, la cual culminó con el regreso de la democracia en 1985. Un año después, ocupó la Secretaría de Hacienda del municipio de Porto Alegre.

En 1993 asumió la Secretaria de Minas, Energía y Comunicación del estado de Río Grande do Sul, durante el gobierno de Alceu Collares y fue ratificada en ese mismo puesto en 1998 por el gobernador Olívio Dutra. Rousseff ingresó en el PT en 2001 y un año después Lula ganó los comicios generales para ocupar la presidencia de Brasil. El mandatario la nombró ministra de Minas e Energía1, cargo en el cual tuvo la responsabilidad de la reestructuración del sector eléctrico. En 2005, la eficiencia de Rousseff ya era ampliamente reconocida dentro y fuera del gobierno. Lula la designó al frente de la Casa Civil y, por consiguiente, de la coordinación del trabajo de todos los ministerios.

Su trabajo fue reconocido nacionalmente por la coordinación del Programa de Aceleración del Crecimiento, un conjunto de políticas económicas que ha priorizado las inversiones en infraestructura, como saneamiento, viviendas, transporte, energía y recursos hídricos. Por su destacado desempeño en el gobierno y sus méritos personales, Lula la escogió para ser la candidata del PT para sucederlo en el cargo, y logró convencer a sus simpatizantes, que ascienden a casi el 85 por ciento de la población, de que ella es la persona idónea para continuar los programas y las políticas de su gobierno.

Tal vez ahí esté también la enorme responsabilidad de Rousseff a partir del 1 de enero de 2011: sustituir a Lula, el presidente más popular de la historia de Brasil y un hombre sumamente carismático y cautivador de las masas, pese a ser, como él mismo se encarga de repetir, un obrero metalúrgico con sólo cuarto grado de escolaridad.

El Brasil que deja Lula

Llevó al país al centro del escenario diplomático y económico del mundo. Empleo, crecimiento y consumo en niveles que reflejan una mejora en la calidad de vida nunca antes vista. Deja el poder con una popularidad récord del 83 por ciento. Ya se habla de su vuelta en 2014.

Los brasileños van a quedarse con las ganas el domingo de elegir para un tercer mandato presidencial a Luiz Inácio Lula da Silva, el humilde obrero que cumplió el improbable destino de convertirse en el presidente más popular de Brasil. “La mayoría del pueblo me dio la oportunidad de probar que un tornero mecánico hará por este país lo que la élite política no consiguió”, proclamó Lula ante una eufórica multitud tras ganar las elecciones el 27 de octubre de 2002. El obrero y líder sindical de las fábricas de las afueras de San Pablo que hacía temblar a los mercados acabó convertido en vedette del mundo financiero y de la escena internacional. Y seguramente el domingo conseguirá que los brasileños elijan a su candidata, Dilma Rousseff, como su sucesora.

Lula nació en el árido noreste de Brasil hace 65 años, en el seno de una familia de ocho hermanos abandonada por el padre. A los siete años llegó a San Pablo como millones de sus coterráneos atraídos por la prometedora capital industrial de Brasil. Fue vendedor ambulante y lustrabotas. A los 15 años inició su formación de tornero mecánico, y al final de los 70 se convirtió en el líder sindical que dirigió una histórica huelga que desafió a la dictadura (1964-85). Tres veces fue candidato presidencial y perdió al frente de su Partido de los Trabajadores (PT), que fundó con sindicalistas, movimientos sociales e intelectuales de izquierda.

En su cuarta candidatura, las presidenciales de 2002, decidió aplicar el sentido práctico que luego caracterizó a su gobierno: se alió a José Alencar, un millonario empresario conservador que ha sido su vicepresidente, escribió una “carta a los brasileños” comprometiéndose con el rigor fiscal y la estabilidad económica y llegó a la presidencia con 53 millones de votos. Su promesa: luchar contra la pobreza en uno de los países más desiguales del mundo.

La combinación de bonanza económica y programas sociales que permitieron sacar a 29 millones de brasileños de la pobreza y que más de la mitad de la población (50,5%, unas 90 millones de personas) ya sea parte de la clase media ayudaron al carismático Lula a ganar su actual popularidad récord del 83 por ciento. Data Popular, otro instituto de sondeos, sostiene que de aquí a fin de año habrá unos 8,8 millones de brasileños que tomarán un avión por primera vez. Su gran triunfo es haber conquistado a ricos y pobres, aliados y opositores. Dos de cada tres de los brasileños que votarán por Serra en la segunda vuelta reconocen que el ex líder sindicalista hizo una “muy buena” presidencia.

El presidente vivió también momentos difíciles: en 2003 llegaba al poder con una grave crisis financiera impulsada por la desconfianza de los mercados hacia su gobierno. Y en 2005 enfrentó un gravísimo escándalo de corrupción que casi le costó una moción de censura, cuando su partido fue acusado de pagar sobornos en el Congreso, a través de una millonaria contabilidad ilegal. La cúpula de la agrupación cayó como resultado del escándalo. Más recientemente sus críticos le echan en cara sus acercamientos a Irán.

El crecimiento del PIB en 2010 está estimado en 7%, el mercado interno está en expansión y las grandes empresas brasileñas están invirtiendo en el mundo entero. Además, Brasil consiguió ser sede de la Copa del Mundo en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016. Pero esta suerte de rey Midas se guardó una sorpresa para el final. A dos días del ballottage, el gobierno anunció el hallazgo de un mega pozo petrolero en la bahía de Santos que le permitirá duplicar la reservas de crudo del país a 29 mil millones de barriles, por encima de los EEUU, China y Qatar.

El Consejo Latinoamericano del SELA emite declaración sobre el bloqueo económico, comercial y financiero de EEUU a Cuba‏

El Consejo Latinoamericano del SELA emite declaración sobre el bloqueo económico, comercial y financiero de EEUU a Cuba.

DECLARACIÓN “FIN DEL BLOQUEO ECONÓMICO, COMERCIAL Y FINANCIERO DE ESTADOS UNIDOS CONTRA CUBA”.

Consejo Latinoamericano del SELA, reunido en sesión ministerial, en la ciudad de Caracas, el 28 de octubre de 2010.

Link Declaracion: http://www.sela.org/view/index.asp?ms=258&pageMs=26402&item_id=78990

Convergencia, 200 años después

Los países emergentes crecen casi cinco veces más que los ricos en la actual década.

Un chófer de autobús de Hamburgo gana unas 50 veces más que uno de Nueva Delhi. El libre mercado es un mito: el conductor indio difícilmente podría emigrar a Alemania aunque quisiera; los flujos migratorios están restringidos. Pero es que si ese tipo se pone a pensar en sus nietos, puede que ni siquiera sea tan buena idea marcharse. En los 10 últimos años, el crecimiento de las economías emergentes, con China e India como punta de lanza, se puede calificar con un abanico de adjetivos que van del sensacional al espectacular. En esos mismos 10 años, Estados Unidos, Europa Occidental y Japón -los más ricos de entre los ricos- se quedan muy, muy atrás. Los datos del Fondo Monetario Internacional constatan que ha empezado, por fin, una era de convergencia que en principio se deriva de la lógica económica: el capital se irá donde pueda rendir más, y nadie puede competir con la estructura de costes del mundo en desarrollo, que asimismo está cada vez más tecnologizado. Sin embargo, la lógica a veces no funciona: en los últimos 200 años no había sucedido nada remotamente parecido.

Diez años atrás, el mundo desarrollado sacaba brillo a la economía mundial: concentraba alrededor de dos terceras partes de la riqueza global (teniendo en cuenta las diferencias de poder de compra). Desde entonces ese peso ha caído a alrededor de la mitad. Y si todo sigue igual, en la próxima década podría reducirse al 40%.

Empieza un cambio de guardia en la economía mundial. Suena algo pomposo, y hay un buen puñado de riesgos que pueden truncar esa nueva etapa de la historia económica moderna, empezando por la actual guerra de divisas, por no hablar de las dificultades derivadas de las grandes desigualdades sociales en esos países o de eventuales problemas políticos. Al cabo, los antiguos imperios siempre tardaron mucho tiempo en hundirse, y los nuevos mucho en emerger: EE UU sufrió crisis brutales desde el siglo XIX, cuando empezaba a despuntar, y también ahora hay problemas esperando a los emergentes. Además, en el fondo nunca hay que perder de vista que la renta per cápita china es de 7.500 dólares anuales, mientras que la de Estados Unidos supera los 47.000.

Pero ahí están los nuevos datos de crecimiento acumulado en la última década, sacados del Informe de Perspectivas Mundiales del FMI, presentado hace unos días en Washington. En los años ochenta las economías avanzadas y las emergentes crecieron más o menos lo mismo. En los noventa, de nuevo hubo un empate técnico: el crecimiento de los emergentes fue ligeramente mayor, pero casi exclusivamente por los asiáticos. La primera década del siglo XX -la de los atentados de las Torres Gemelas, la de la mayor burbuja inmobiliaria de la historia, la que termina con la Gran Recesión- supone un vuelco: la actual década es la primera en la que las economías avanzadas han crecido claramente por debajo de las de todos y cada uno de los grupos de emergentes. Un 17% frente a un 82%: casi cinco veces menos.

Art. completo publicado en El Pais – España. Suplemento Negocios: http://www.elpais.com/diario/negocios/

En este contexto merece la pena advertir las estadisticas de la Union Europea en el mundo: Documento Eurostat recientemente publicado – 20/10/2010 

http://epp.eurostat.ec.europa.eu/portal/page/portal/product_details/publication?p_product_code=KS-32-10-333

Fuerte incremento de la inversión en América Latina

La inversión extranjera directa en la región aumentó un 16,4% en el primer semestre de 2010 en comparación al mismo periodo del año anterior hasta alcanzar los u$s50.345 millones. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señaló que estas cifras evidencian “una importante recuperación” en 2010 con respecto a la caída anotada en 2009 como consecuencia de la crisis financiera internacional. Además, los países de la región han mostrado un fuerte dinamismo en sus inversiones en el exterior, que aumentaron de u$s5.453 millones en el primer semestre de 2009 a u$s20.796 millones entre enero y junio de 2010, agregó el organismo de Naciones Unidas.

La Cepal estima que la IED, que pasó de u$s43.241 millones en el primer semestre de 2009 a u$s50.345 millones en el mismo periodo de 2010, cerrará este año con un crecimiento moderado, pero no superará los niveles récord alcanzados en 2007 y 2008. Según este organismo, el incremento en la inversión extranjera directa se debe fundamentalmente a la estabilidad y crecimiento económico mostrados por la mayoría de los once países de la región que abarca el estudio.

En el caso de Sudamérica, los altos precios de las materias primas han seguido estimulando la IED en minería e hidrocarburos. A esto se suman la recuperación del comercio mundial y las mejores perspectivas en los mercados financieros internacionales. Por países, Brasil continúa siendo el principal receptor de IED de la región, con 17.130 millones de dólares. Esto se explica en gran medida por el alto interés que existe por invertir en ese país, ya sea en actividades tradicionales como en sectores emergentes, como la prospección petrolera y la fabricación de etanol. A ello se añaden las repatriaciones que realizan las subsidiarias brasileñas de empresas transnacionales por concepto de préstamos con sus casas matrices.

En tanto, México, con u$s12.238 millones, muestra una recuperación importante como receptor de Inversiones, al igual que Chile y Perú, que registran 8.029 millones y 3.444 millones de dólares, respectivamente. Costa Rica y Panamá, que son los dos principales destinos de la inversión extranjera en Centroamérica, también experimentaron un repunte respecto a 2009 y atrajeron inversiones por 741 millones y 1.144 millones de dólares, respectivamente.

México encabeza la lista de los países que más invirtieron en el exterior durante el primer semestre, con u$s8.068 millones, seguido por Brasil, con 5.577 millones, y Chile, con 4.140 millones de dólares. En el extremo opuesto se encuentra Perú, con u$s87 millones invertidos en el extranjero.

Bolivia se asocia con Irán para la explotación del Litio.

Bolivia escogió a Irán como socio para la búsqueda y explotación del litio en el país a través de una empresa conjunta. El presidente Evo Morales reconoció ayer el potencial científico de Irán para participar en la industrialización del mineral. Al finalizar su segunda visita oficial a Teherán (Irán), el presidente Morales y su homólogo iraní Mahmud Ahmadineyad suscribieron cinco memorandos de entendimiento para fortalecer la cooperación económica entre las dos naciones.

Uno de los acuerdos está destinado a la creación de una compañía conjunta para la búsqueda y explotación de litio en Bolivia. Asimismo, según la agencia gubernamental ABI, el Jefe de Estado declaró a los medios en la capital iraní que “Bolivia está consciente del amplio conocimiento científico de Irán para que sea socio del país en la industrialización del litio”. Morales reiteró que con las reservas de litio que posee, Bolivia está en condiciones de garantizar la demanda del metal en los próximos 5.000 años.

El presidente boliviano agregó que el proyecto del litio no se reduce a su exportación como materia prima, sino industrializado. Ello con la producción de baterías y otros productos similares de gran demanda en la industria automotriz mundial. Precisamente en este proceso, Irán será socio de Bolivia, reportó la agencia. Por su parte, el presidente en ejercicio Álvaro García Linera declaró en una visita a la planta piloto que se construye en el Salar de Uyuni: “El carbonato de litio está bajo el control del Estado boliviano, el salar está bajo nuestro control absoluto. En la fase previa no necesitamos a nadie, lo hacemos solos. En la fase de industrialización de baterías, ojalá sea (con) compañeros de Irán u otro país o empresa”.

Otro de los memorandos firmados entre ambos países establece la creación de un banco irano-boliviano que deberá gestionar la línea de crédito entre los dos países y el préstamo de 200 millones de euros ($us 278 millones) que Irán se comprometió a otorgar para impulsar  una planta de lácteos, una textilera y una posible ensambladora de tractores. El Gobierno dejó en claro que encararía en solitario el proceso de industrialización del litio hasta la producción de carbonato de litio y que sólo necesitaría de socios privados o extranjeros para la última fase, es decir, la fabricación de baterías.

Desde hace dos años, empresas extranjeras como la francesa Bolloré, las firmas japonesas Sumitomo y Mitsubishi y la estatal coreana Kores, entre otras, expresaron su interés por participar en la industrialización del litio. El 21 de octubre, Morales presentó la Estrategia Nacional de Industrialización de los Recursos Evaporíticos y aseguró que Bolivia tiene 100 millones de toneladas métricas (TM) de litio, el 70% de las reservas mundiales. Ese día afirmó que “hasta ahora, todas las empresas quieren invertir sólo para comprarnos carbonato de litio”. Añadió que el Estado boliviano sólo necesita socios para la provisión de tecnología en la tercera fase del proceso de industrialización, consistente en la fabricación de baterías de litio dentro del territorio nacional. En una entrevista con La Razón, el embajador de Francia en Bolivia, Antoine Grassin, aseguró que la propuesta del consorcio francés Bolloré-Eramet nunca recibió respuesta y que la misma planteaba una cadena completa de industrialización en el país.

Según el gerente de Industrialización de Recursos Evaporíticos de Comibol, Luis Alberto Echazú, la producción de cloruro de potasio tiene mercados seguros en Brasil y Venezuela. La autoridad indicó que los principales mercados para el carbonato de litio están en Asia: Japón, Corea y China. Pero no descartó su venta a Europa y Estados Unidos.

El presidente en ejercicio Álvaro García Linera rechazó las críticas de “algunos extranjeros” que, según dijo, “se enojaron” porque el Gobierno decidió encarar sin socios la producción de carbonato de litio en el Salar de Uyuni (Potosí). “Algunos extranjeros se han enojado. No importa”, afirmó ayer García Linera, durante al visita a la planta piloto de carbonato de lito piloto que se edifica en Uyuni. Hizo estas declaraciones un día después de que el embajador de Francia, Antoine Grassin, señalara a La Razón que su país siente una “pequeña decepción” por la decisión gubernamental de no tener socios. Según García, algunas firmas extranjeras “han menospreciado” al país, al creer que los bolivianos no tenían “capacidad” para procesar la materia prima. “Ellos nos decían que iban a venir a investigar y que de aquí a 10 años iban a industrializar (…). Eso que las empresas extranjeras no nos querían dar, eso que querían controlar, nuestros ingenieros lo han descubierto”, manifestó García Linera.

Los líderes de la UE aceptan una reforma ‘limitada’ del Tratado

Los líderes de los veintisiete países de la Unión Europea han acordado llevar a cabo un cambio “limitado” del Tratado de Lisboa que permita crear un fondo de rescate permanente para los países de la Eurozona cuya situación económica lo requiera, y evitar así que se repita una crisis de solvencia como la que afectó a Grecia.

Tras varias horas de reunión en Bruselas, los jefes de Estado o Gobierno de los países miembros han aprobado redactar un párrafo de conclusiones en el que se introduce la posibilidad del cambio en el Tratado, necesario para blindar jurídicamente el fondo de rescate demandado por Alemania y Francia, dado que la versión actual del documento no contempla que un país de la zona euro sea salvado de la bancarrota por el resto de miembros. A partir de ahora, corresponderá al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, explorar hasta diciembre la viabilidad de dicha reforma limitada y el marco jurídico para ponerla en marcha e informar después a los Veintisiete.

El propio Van Rompuy ha manifestado en rueda de prensa que el compromiso logrado es doble. “Nos hemos puesto de acuerdo sobre el principio de que hace falta un mecanismo permanente (de resolución de crisis) y de que, para ello, es preciso una modificación limitada de los tratados”, ha resumido el presidente europeo. La canciller alemana, Angela Merkel, ha manifestado su satisfacción por los resultados obtenidos en la jornada de ayer y ha asegurado que “podemos decir que hemos conseguido alcanzar un acuerdo en aquellos puntos que eran prioritarios”.

Las conclusiones también han contentado al Ejecutivo español, que se ha mostrado comprensivo con la demanda germana. En la primera sesión del Consejo, José Luis Rodríguez Zapatero no apoyó con su firma la iniciativa promovida por el primer ministro británico, David Cameron, para rechazar toda subida superior al 2,91% en el presupuesto comunitario para 2011. Zapatero abogó por la austeridad presupuestaria, pero no quiso enfrentarse a la Comisión Europea, que defiende una subida cercana al 6%.

La modificación “limitada” del Tratado de Lisboa ha sido el resultado de un intenso debate por parte de los mandatarios reunidos en Bruselas que, horas antes, habían acordado la creación de un fondo de rescate permanente para los países de la ‘moneda común’. El objetivo es que el mecanismo permanente esté listo antes de 2013. En esa fecha caducará la “facilidad” financiera temporal creada en mayo, cuando la crisis de la deuda pública en Grecia amenazó con arrastrar a otros países como España, Irlanda o Portugal. El funcionamiento del mecanismo de rescate debe aún ser definido, en aspectos como cuál sería el papel reservado a los acreedores privados en caso de insolvencia o qué participación tendría el Fondo Monetario Internacional. El objetivo final de Alemania es, en realidad, crear un marco estable dentro de la Eurozona que permita la casi quiebra ordenada de un Estado.

Sanción a los países en peligro. Mucho más difusa ha sido la respuesta de los líderes a la exigencia alemana de que la revisión del Tratado incluya también la posibilidad de privar de su derecho de voto al estado cuya política presupuestaria ponga en verdadero peligro a la Eurozona. El párrafo referido a esta cuestión afirma que el presidente del Consejo Europeo examinará “posteriormente”, en consultas con los Estados miembros, “la cuestión del derecho a participar en la toma de decisiones en los procedimientos de la unión económica y monetaria, en caso de amenaza permanente a la estabilidad de la UE Monetaria en su conjunto”.

Para contentar al primer ministro británico, David Cameron, los dirigentes europeos añadieron un párrafo al proyecto de conclusiones de la cumbre en el que reconocen la necesidad de que el rigor se traslade igualmente al presupuesto de la Unión. “Resulta esencial que el presupuesto de la Unión y el próximo marco financiero plurianual reflejen los esfuerzos de consolidación fiscal que realizan los estados miembros”, afirma el texto.