Brasil protesta

BrasiliaLas manifestaciones que sacuden Brasil han sumido en desconcierto a políticos y sociólogos. Lo que comenzó como una pequeña protesta en São Paulo contra subida del billete de autobús equivalente a 7 céntimos de euro ha desembocado, en movilizaciones multitudinarias por todo el país. Hace apenas unos meses las encuestas mostraban a brasileños como una sociedad satisfecha y optimista, en puertas de grandes acontecimientos como el Mundial de fútbol y Juegos Olímpicos. Pero de pronto las calles se llenan como no se veía desde el final de la dictadura, a mediados de los ochenta. La presidenta, Dilma Rousseff, que goza de elevada aprobación en los sondeos, recibe abucheos. El Gobierno del Partido de los Trabajadores se pregunta qué ocurre y con quién negociar. Pero en las calles hay un movimiento sin liderazgo, el 80% de los participantes no milita en ningún partido, sin reivindicaciones unitarias. Los ciudadanos, sobre todo los jóvenes, están blandiendo frente a las autoridades su particular memorial de agravios. Desde la exigencia demagógica del “todo gratis” al hartazgo más que justificado con la corrupción política, la criminalidad y el pésimo sistema de transporte, o gasto en infraestructuras olímpicas. Es inevitable encontrar ciertos paralelismos con las protestas turcas. En ambos países la represión policial espoleó la indignación, las redes sociales han sido un instrumento clave en la propagación de las movilizaciones. A diferencia de lo que ocurrió en la primavera árabe, donde la población combatía dictaduras y reclamaba derechos básicos, en Brasil, como en otras democracias emergentes, ha estallado el descontento de una sociedad que ha accedido a mayores cotas de bienestar, está más informada y mejor educada, por eso tolera cada vez peor la desigualdad y los abusos de poder, exige unos servicios públicos, empezando por la enseñanza y la sanidad, acordes con la presión impositiva. Con crecimiento de apenas 0,9% el año pasado, elevada inflación y ciertos reflejos proteccionistas, el país se está descolgando de la vigorosa marcha de vecinos americanos del Pacífico. Malestar social que reflejan estas movilizaciones de las clases medias debería ser un real toque de atención para unos dirigentes que hasta ahora han sabido encarrilar el camino de éxito por el que ha discurrido Brasil. (Fuente: Editorial – El país.com – 19/06/2013)

Protests Expand in Brazil, Fueled by Video of Police Brutality

Helga y UzielAs my colleague Simon Romero reports from São Paulo, more than 200,000 Brazilians filled the streets in cities across the country on Monday to protest high cost of living and lavish spending on soccer stadiums ahead of next year’s World Cup. The Demonstrations have intensified as images of police brutality against peaceful protesters spread on social networks. While the dynamic of heavy-handed police tactics, like the use of pepper spray, tear gas and the rubber bullets on protesters echoes recent events in Turkey, not to mention those in the Unites States, Spain, Syria, Libya, Bahrain, Egypt and Tunisia in 2011, one difference is that some of the images of the police crackdown in Brazil that stirred the most anger were captured by the reporters for local newspapers and television stations, not just protesters or foreign correspondents. One striking account of the violence used on protesters last week in Brazil’s largest city, captured in a video viewed more than a million times on YouTube was narrated by Giuliana Vallone, a reporter for the Web site of the newspaper Folha de São Paulo, who was shot in the eye with a rubber bullet at point-blank range by one of the police “shock troops” deployed against the protesters. The same newspaper posted the remarkable aerial views of Monday’s night’s protest in São Paulo on its YouTube channel. (Folha’s video journalists also produced excellent video report on protests in Turkey, with testimonies in English from the victims of police brutality there. Brazilian reporters covering the protests in Istanbul have also highlighted the fact that the tear gas used in Turkey is manufactured in Brazil.) Other images of the violent crackdown on peaceful protesters were shot on the phones and cameras of bystanders or demonstrators. One clip posted on YouTube by a blogger named José Almuiña, showing the sudden use of force against protesters kneeling in a street near recently renovated Maracanã stadium in Rio de Janeiro on Sunday, has already been viewed more than 450,000 times. That attack, by the officers from the Batalhão de Choque on protesters singing the national anthem and waving Brazilian flags, came as the stadium hosted a match in the Confederations Cup, a dress rehearsal for next year’s World Cup. Similarly heavy-handed tactics were used against protesters who gathered outside the new national stadium in Brasilía before the opening match of the Confederations Cup on Saturday. Video of police officers using force against seated, placard-waving protesters, one read, “Saímos do Facebook,” or “We Left Facebook,” a reference to the fact protests were organized online, was captured by onlookers and posted on YouTube and Vimeo (…..)

Link: http://thelede.blogs.nytimes.com/2013/06/18/protests-expand-in-brazil-fueled-by-video-of-police-brutality/

Venezuela gets a lifeline from the United States

Nicolás MaduroNicolás Maduro, former bus driver chosen by Hugo Chávez to lead Venezuela after his death, has been struggling to consolidate his position since being declared the victor in a questionable presidential election in April. With economy stalling, inflation spiking and shortages spreading, the new president appears at a loss about how to respond, other than to blame domestic and foreign enemies. Nor has he been able to overcome serious split in Chavista movement between his own, Cuba-backed clique and another based in the military. Perhaps most alarming for Nicolás Maduro, an energized opposition has refused to accept election outcome; its capable leader, Henrique Capriles, has been gaining sympathy around the region. The president of neighboring Colombia, Juan Manuel Santos, met with Mr. Capriles on May 29, prompting paroxysms of rage from Mr. Maduro and his aides. Other Latin American governments, while avoiding a confrontation with Caracas, have made it clear they regard the new leader’s legitimacy as questionable; regional group Unasur called for an audit of the election results. One government, however, has chosen to toss Mr. Maduro a lifeline: United States. Last week Secretary of State John F. Kerry took time to meet Venezuelan Foreign Minister Elias Jaua on sidelines of an Organization of American States meeting, then announced that the Obama administration would like to “find a new way forward” with Maduro administration and “quickly move to the appointment of ambassadors.” Mr. Kerry even thanked Mr. Maduro for “taking steps toward this encounter”, words that the state-run media trumpeted. What did Mr. Maduro do to earn this assistance from Mr. Kerry? Sincé Chávez’s death in March, the Venezuelan leader has repeatedly used the United States as a foil. He expelled two U.S. military attaches posted at embassy in Caracas, claiming that they were trying to destabilize the country; he claimed CIA was provoking violence in order to justify an invasion; and he called President Obama “the big boss of the devils.” A U.S. filmmaker, Timothy Tracy, was arrested and charged with plotting against the government, a ludicrous allegation that was backed with no evidence. Though Tracy was put on a plane to Miami on the day of Kerry-Jaua encounter, Mr. Kerry agreed to the meeting before gesture. Nothing wrong, in principle, with diplomatic meetings or even in dispatching an ambassador to a country such as Venezuela. The State Department has been meeting with senior opposition leaders and has yet to say it recognizes presidential election results. But Kerry’s words amounted to precious endorsement for Mr. Maduro, and the Obama administration appears bent on cultivating him regardless of his actions. Perhaps the increasingly desperate new leader has secretly promised concessions to Washington on matters such as drug trafficking. But with senior government and military officials involved in transhipment of cocaine to United States and Europe, he is unlikely to deliver. In short, this looks like a reset for sake of reset, launched without regard for good timing or cause of Venezuelan democracy. (source: Editorial Board – The Washington Post – 12/06/2013) 

Cresce possibilidade de segundo turno, afirma CNT

Dilma RousseffEmbora a popularidade da presidente Dilma Rousseff permaneça alta e os cenários ainda contemplem uma eventual reeleição em primeiro turno, cresce o risco de haver segundo turno nas eleições 2014. A avaliação foi feita nesta terça-feira pelo presidente da Confederação Nacional do Transporte (CNT), senador Clésio Andrade (PMDB – MG), após divulgação pesquisa realizada pelo instituto MDA a pedido entidade. Dacordo com Andrade, as expectativas dos eleitores em relação à economia se deterioraram, assim como avaliação políticas governo federal para as áreas da saúde, segurança e educação. Além disso, acrescentou, os possíveis adversários de Dilma são ainda mais desconhecidos que a presidente, por isso, têm maior potencial crescimento até outubro do ano que vem. Para 39,6% dos entrevistados, situação emprego no Brasil deve melhorar nos próximos seis meses. Mas 44,5% acham que a situação atual permanecerá igual e 11,5% preveem uma piora em relação ao atual cenário. Em julho do ano passado, 54,1% achavam que situação do emprego no país melhoraria, contra 9,6% que acreditavam numa piora e 32,2% que apostavam que a situação ficaria igual nos 6 meses seguintes. Já a situação da renda mensal deve melhorar na opinião de 35,8% dos entrevistados, contra 49,0% apurados em julho de 2012. Vai ficar igual para 51,9%, ante 42,9%. Para 8,5% dos entrevistados, a renda mensal cairá nos próximos seis meses. Essa taxa foi de 5,1% em julho de 2012. “A popularidade ainda é muito alta, mas o governo não pode descuidar dessas questões”, disse Clésio, alertando para o baixo crescimento econômico, do investimento e a alta do dólar. “A inflação é o que mais pesa.” O presidente CNT lembrou que os possíveis adversários da presidente na eleição de 2014, o senador Aécio Neves (PSDB-MG), ex-ministra Meio Ambiente Marina Silva e o governador de Pernambuco, Eduardo Campos (PSB), são mais desconhecidos que Dilma. Num recorte feito apenas entre as 755 pessoas que conhecem todos os pré-candidatos, disse Clésio Andrade, a intenção de voto da presidente Dilma Rousseff cai em relação aos 52,8% obtidos se considerada a pesquisa completa. Nesse cenário, Dilma alcançaria 44,1% dos votos, seguida de Aécio Neves (22,8%), Marina Silva (14,2%), Eduardo Campos (5,8%). “Já começa a se aproximar segundo turno”, comentou o presidente da CNT. No total, foram entrevistadas 2.010 pessoas em 134 municípios de 20 Estados, entre os dias 1 e 5 junho 2013. Margem de erro é de 2,2 pontos percentuais. (Fonte: Fernando Exman – Valor, Brasil – 11/06/2013)

Brasil se levanta en protesta contra el aumento de los precios del transporte

Helga y UzielBrasil, muy poco acostumbrado a protestar en la calle, esta vez se ha levantado en las principales ciudades del país contra el aumento de pasajes transporte público. En São Paulo, este martes por la noche, por tercer día consecutivo, los manifestantes se enfrentaron contra la policía y quemaron dos autobuses. En Río de Janeiro, donde han sido detenidas 32 personas, hubo otro enfrentamiento de la población con fuerzas del orden. Para el jueves está anunciado un nuevo encuentro de protesta en Cinelandia, en el centro de la ciudad. Las autoridades de localidades donde crece la protesta han condenado las acciones violentas contra el patrimonio público. En São Paulo, uno de los puntos más candentes de la protesta, las manifestaciones encontraron al gobernador del estado y al alcalde en París, defendiendo la candidatura de la mayor ciudad de Brasil para organizar la Exposición Universal de 2020. Geraldo Alckmin y Fernando Haddad han sido duros con los manifestantes y con los actos de vandalismo. Las manifestaciones han llegado en un momento de crisis de la economía con la inflación alta, la bolsa cayendo (ayer perdió 3%) y el dólar rozando 2,20 reales. La presidenta Dilma Rousseff, que llegó ayer de su viaje a Portugal, se ha mostrado preocupada por las manifestaciones, pero también por los problemas de la economía, que le han costado por primera vez una pérdida de 8 puntos en su, hasta ahora, alta popularidad. Anoche Dilma Rousseff convocó al Palacio de la Presidencia al ministro de Economía, Guido Mántega, y al de Justicia, José Eduardo Cardozo. En la ciudad de Natal, estudiantes, con sus manifestaciones, obligaron a las autoridades a rebajar las tarifas aumentadas de los transportes. Y en Florianópolis la paralización de los autobuses públicos fue del 100%. Cerca de medio millón de ciudadanos se quedó sin transporte colectivo. Los precios de los transportes públicos en Brasil son muy altos en relación al sueldo base de los trabajadores, máxime cuando no existen abonos para los que los usan de forma regular. El billete sencillo en São Paulo, que permite máximo de cuatro trayectos en tres horas (en la mayor ciudad de Sudamérica, con un tráfico proverbialmente infernal, muchos viajes tardan más que eso) cuesta 3,20 reales (1,12 euros). Para aquellos que tienen que hacer un viaje de ida y otro de vuelta seis días a la semana, el gasto en transporte puede superar los 200 reales al mes, cuando el salario mínimo es de 678 reales (238 euros). Sin embargo, la clase media, poco acostumbrada en este país a las manifestaciones de protesta en las calles, está aplaudiendo a las autoridades, que han pedido mano dura a la policía contra las movilizaciones, están paralizando el tráfico en ciudades de por si supercongestionadas. Las manifestaciones están creando una alarma especial. Ni siquiera frente a grandes escándalos de corrupción política la gente salió nunca a la calle. Una vez más, también aquí se hace realidad la famosa frase atribuida a Bill Clinton: “es la economía, estúpido”. (Fuente: Juan Arias – El País.com – 12/06/2013)

La Argentina, a contramano del nuevo orden comercial

El Ruido de la Historia(…..) El jueves pasado, la agencia Standard & Poor’s bajó la calificación crediticia de Brasil de estable a negativa. El humor de analistas de inversión cambió: “Los que ganaron en los últimos tres años lo hicieron vendiendo Brasil y comprando México”, sintetizó crudelísimo financista de Wall Street. Los empresarios brasileños están inquietos por estas señales. Advierten que sus empresas pierden valor, consideran que recuperarían abriéndose al mercado internacional, no buscando protección Gobierno. Un interesante cambio de conducta. Para la Argentina estas inquietudes son decisivas porque, como ilustró Alejandro Rebossio ayer en LA NACION, en el Brasil atribuyen dificultades económicas, en primer lugar, al corset que supone el Mercosur. En los centros industriales aumenta la presión para que Dilma Rousseff se desembarace de las ataduras que la ligan a Cristina Kirchner. O Estado de S. Paulo anticipó que Rousseff recibirá pliego recomendaciones para negociar con la Alianza del Pacífico, y para reformular el Mercosur, eliminando arancel externo común y permitiendo a cada socio la estrategia que considere más ventajosa. El diario O Globo sintetizó estas demandas. El jueves pasado, en un editorial furibundo, pidió a Rousseff que libere al país del costo Argentina. El texto http://oglobo.globo.com/opiniao/o-cada-vez-mais-elevado-custo-argentina-8603225 se pregunta: “No se sabe aún hasta cuándo Brasilia estará pasiva, en nombre de proyecto ideológico de montaje de una barrera en América latina contra «imperialismo yanqui», un delirio. Al final, Juan Domingo Perón y Getulio Vargas lo intentaron, en la década del 50, y no dio resultado”. Lampreia se hizo una pregunta similar en O Estado: “¿Deberemos seguir presentándonos, sin muchas chances, en compañía de la Argentina y Venezuela en las mesas de negociación?”. Dilma Rousseff quizás esboce una respuesta en octubre, cuando sea recibida por Obama en visita de Estado. Obama acaba de designar embajadora en Brasilia a una destacada especialista en América latina, Liliana Ayalde, quien lleva consigo a Alexis Ludwig, que hasta el viernes se desempeñó en Buenos Aires. Dilma Rousseff produce incertidumbre. El empresariado le pide apostar al largo plazo, sumando a Brasil a la ola integradora. Pero los hombres de negocios sospechan que su presidenta puede estar impresionada por Cristina Kirchner y sus resultados políticos. Dilma subió aranceles, estableció subsidios energéticos, intervino en vida empresarial, sobre todo a través de fondos estatales de pensión, con la mirada puesta en los comicios del año próximo. Sin embargo, hace un par de meses, la presidenta brasileña urgió a José Durão Barroso a reanudar tratativas Mercosur-Unión Europea. El presidente del Consejo de Europa le hizo notar que el problema era la Argentina. “De eso me encargo yo”, contestó ella, autosuficiente. No le fue nada bien: en la última reunión con la señora de Kirchner sugerencias brasileñas chocaron contra un muro. ¿Conseguirán una respuesta más alentadora los encargados del Mercosur y de Argentina en la Unión Europea, que llegarán a Buenos Aires esta semana? El kirchnerismo aborda la reconfiguración internacional con Guillermo Moreno bloqueando importaciones y Ricardo Echegaray montando un cepo. Amado Boudou, Diego Bossio y Axel Kicillof concurren a la TV del Estado para elogiar a la Presidenta por “proteger el trabajo de los argentinos”. Los frutos de esa orientación son amargos: mayor dependencia del precio de commodities, superávit comercial cada día mas riesgoso y caída en reservas. En otras palabras: economía menos competitiva que destruye empleo. Algunas medidas adicionales terminarán de convencer a Brasil de que, así planteado, el Mercosur es una condena (…..)

Link: http://www.lanacion.com.ar/1590238-la-argentina-a-contramano-del-nuevo-orden-comercial

Argentina 2003 – 2013: A “decade won”

Cecilia Nahón(Washington, D.C.) May 25, 2013 heralds new anniversary commemorating the “1810 May Revolution,” when first patriotic government in Argentina was established in a landmark step along country’s road to independence. Over 200 years later, May 25, 2013 marks the 10th anniversary of another process of profound political, economic, social transformation in Argentina during presidencies of Néstor Kirchner (2003-2007) + Cristina Fernández de Kirchner (2007-2011/2011-today). In overcoming worst crisis in its history, Argentina since 2003 has forged an unprecedented pathway of sustained growth, social inclusion and democratic  consolidation. The past ten years have marked a “decade won” for Argentine people. Production and the investment have risen to historical levels; exports have tripled; millions of jobs have been created as industrial output expanded, debt was reduced. There has been historic progress in human rights and justice; poverty has been drastically reduced and democracy is stronger today. The education recovered its core place, fostered by a strong push for scientific research and technological innovation which contributed to increasing value added creation and reversing the human capital flight. Regional integration was deepened in the context of an independent and invigorated foreign policy in full compliance with international law. Much has been accomplished over past decade in Argentina. The following ten milestones illustrate some of the main achievements: a Sustained  economic growth; a Job  creation+ social inclusión; More and better education for all; Expanding frontiers of science and technological innovation; Globally integrated; Significant debt reduction; Unwavering defense of human rights; Expanding rights; Regional integration and multilateralism; a More competitive and plural media (…..) Ten years ago, the government and Argentine people joined forces to overcome  the worst crisis in our history. Today, Argentina has won the opportunity to  look back over the past decade with great cause to celebrate May 25, 2013.

Link: http://embassyofargentina.us/embassyofargentina.us/email/130525decadewon5.html

La Política Exterior de la Automarginación

Cristina Fernández de KirchnerLa relación entre América latina y los Estados Unidos se encuentra en una etapa profundización y consolidación alrededor de creciente convergencia de intereses. Solo hace falta enumerar los recientes contactos al más alto nivel para darse cuenta de ello. En mayo de este año, el presidente Barack Obama visitó a sus pares en México, Costa Rica; el vicepresidente Joseph Biden entabló una gira que incluye a Colombia, Trinidad y Tobago y Brasil; en junio, presidentes de Chile y Perú, Sebastián Piñera y Ollanta Humala, tendrán importantes visitas de trabajo con el presidente norteamericano y en octubre, Dilma Rousseff hará una visita de Estado a Washington: este es el máximo nivel que mandatario extranjero puede recibir en otro país. La gran ausente en esta convergencia es Argentina. ¿A qué se debe esta ausencia? (…..) Nuestra ausencia del diálogo que está marcando pautas para el futuro desarrollo de las Américas se debe, en cambio, a que hemos comprado tercermundismo cerril y primitivo que es repudiado por nuestra propia subregión. Es fruto de lo que hemos sembrado a través de nuestra política exterior, nuestra política interna en los últimos años. Al dejar afuera a nuestro país de su gira, Joseph Biden está claramente retribuyendo nuestras actitudes con su indiferencia. En política exterior la regla de oro es la reciprocidad. Los países y gobiernos actúan a través de los gestos y los símbolos. El gesto de Biden es el reflejo de la distancia que (la) Argentina puso unilateralmente. Además, nos muestra y muestra a los demás que Argentina, por el momento, no cuenta para los Estados Unidos. Nuestra marginación no es solamente en relación a ese país sino también en relación a nuestros vecinos. No hay que confundir: Dilma Rousseff puede acompañar a Cristina Fernández de Kirchner a Cuba para abrazar a los Castro, pero se va sola a los Estados Unidos a reunirse con Barack Obama y de esa forma llena espacios convergencia estratégica que nosotros abandonamos. Sabe que para elevar el nivel de vida de su población y posicionar a Brasil en el mundo, como lo lograron recientemente Santos y Colombia con apoyo norteamericano para entrar a la OECD, hay que mirar más al norte. No se trata privilegiar a Estados Unidos por sobre relaciones sur-sur o con países emergentes ya que no es necesario elegir entre uno o el otro. Pero sí se trata de entender cuáles son los países con la mayor influencia y poder. Por eso, Argentina tiene que tener una agenda estratégica con el mayor número de actores importantes posible y Estados Unidos es un actor ineludible. El viaje de Joe Biden y los viajes que le seguirán de parte de los presidentes de la región revela que no solo estamos afuera de la agenda de Estados Unidos, todavía la nación más poderosa del planeta, con todo lo que ello significa en cuanto al franco acceso a la tecnología, conocimiento, mercados e inversión. También estamos excluidos de los intereses generales y de la visión del mundo de gran parte de nuestros vecinos: auto-marginados de discusiones más relevantes para el desarrollo latinoamericano cuando hace poco, desde el principio de nuestra historia, fuimos referente ineludible. Con eso perdemos todos los argentinos.

Link: http://www.lanacion.com.ar/1586922-la-politica-exterior-de-la-automarginacion

MERCOSUR Y ALIANZA DEL PACÍFICO EN LA INTEGRACIÓN REGIONAL

Félix Peña— Primera aproximación a la pregunta ¿se contraponen o se pueden complementar? Llamar la atención internacional, y la de la propia opinión pública, es algo frecuente en los momentos fundacionales de procesos de integración entre naciones. Sin embargo, a través del tiempo, expectativas que se generan con lanzamiento de un acuerdo de integración, al menos entre países latinoamericanos, por lo general se han traducido luego en frustraciones. La curva hacia el desencanto no necesariamente culmina en que el proyecto respectivo sea abandonado. Pero sí se traduce en una pérdida de la relevancia que se le atribuyera en el momento fundacional. De allí la importancia que tiene la pregunta: ¿cuáles son los factores que permiten sostener en el tiempo voluntad política de un grupo de naciones soberanas de asociarse, con vocación de permanencia, en el ámbito de un proceso de integración? Más allá del entusiasmo inicial, que hoy parece evidente en países participantes como otros que aspiran a vincularse, aunque sólo fuere como observadores, cabe preguntarse entonces sobre cuán sostenible en el tiempo será el proceso de “integración profunda” encauzado en la denominada “Alianza del Pacífico”. Implica interrogarse sobre si trascenderá a su indudable impacto actual como un ejercicio exitoso de la “diplomacia mediática”. Quizás sea aún temprano para intentar responder tan compleja pregunta. Habrá que observar los compromisos concretos que se asuman para el desarrollo del acuerdo-marco firmado en el 2012. Una cuestión a seguir de cerca será la de las relaciones que se construyan entre los espacios preferenciales de la Alianza del Pacífico y del Mercosur. Es una cuestión de interés económico y también de connotaciones geopolíticas. Cabe tener presente que para varios países de la Alianza del Pacífico sus relaciones con países del Mercosur, pero especialmente con la Argentina y el Brasil, son muy estrechas y trascienden al comercio. De allí la importancia de formular la pregunta sobre si entre ambos espacios habrá complementación o, por el contrario, si predominarán visiones contradictorias. Es una pregunta que requerirá tiempo para obtener respuesta fundada en argumentos sólidos y no sólo emocionales. Entre otras razones, para poder tener una idea más clara de cuáles son los compromisos que finalmente se plasmen en el espacio de la Alianza del Pacífico y para poder apreciar real alcance de actual “metamorfosis” del Mercosur, resultante especialmente de cambios en su membresía, conveniencia de capitalizar experiencia acumulada, y la de su adaptación a realidades nacionales, regionales y globales diferentes a las del momento fundacional (…..)

Link: http://www.felixpena.com.ar/index.php?contenido=negociaciones&neagno=informes/2013-06-mercosur-alianza-del-pacifico-integracion-regional

¿¿ Se siente Brasil parte de América Latina ??

BRASILLlevo 14 años viviendo en Brasil e informando para este periódico desde allí. Existe una pregunta sencilla, aún sin respuesta para mí, dirigida decenas de veces tanto a gente común, como profesores de Universidad, políticos o escritores: ¿¿se siente Brasil parte de América Latina?? He recibido contestaciones diversas y me he convencido de que es un tema que afecta, del que cuesta hablar y que cuando se hace, suele pedírsele al periodista anonimato. (Fuente: Juan Arias – El País.com – 29/05/2013)

Sin duda, la clase pensante del país, la que ha estudiado en la Universidad, viaja y lee periódicos, no tiene dudas de que Brasil es y tiene que ser parte de la región. Todos ellos conocen, aunque sin excesiva profundidad, los problemas de los otros países de América Latina, sobre todo de América del Sur. Cuestión diferente es la clase media- baja, la que no ha estudiado, no lee prensa y sólo ve televisión. En la pequeña pantalla, Latinoamérica solo existe cuando estalla una catástrofe, algo parecido a lo que pasaba con Brasil en España hace 20 años. Si a uno de esos millones de brasileños se le pregunta que saben sobre otros países del continente la gran mayoría no distingue a Guatemala de Egipto o a El Salvador de Alemania. De conocer algo, son siempre Argentina o México los países involucrados, pero solo por el fútbol. De Venezuela sabían cuando vivía Hugo Chávez, pero tampoco demasiado. En general, los brasileños ilustrados son conscientes que el país es y puede convertirse aún más, en una pieza clave en el continente, incluso de liderazgo. Brasil ha participado de la aversión a la potencia norteamericana, considerada una intrusa que ha querido manejar la región. Fundamentalmente ha sido la izquierda brasileña, que aún mantiene grandes reservas con las relaciones entre los 2 países, lo que ha llevado a abrir más caminos cooperación en las regiones de Asia y África, por ejemplo, o centrarse sólo en la política de acuerdos del Mercosur más que en el acercamiento a Estados Unidos. El problema de fondo es el sentimiento que brasileños tienen de ellos mismos. Si preguntas a bocajarro si se sienten latinoamericanos, unos dudan algunos segundos la respuesta y otros confiesan que no. Dos escritores del país, en conversación larga me dijeron que ellos se sentían “brasileños”. Si uno profundiza para saber qué implica considerarse geopolíticamente brasileños, responden que esa es una discusión abierta desde tiempos del Imperio. Curiosamente, otros creen que los brasileños, sobre todo los jóvenes, se sienten más cercanos a la cultura norteamericana que a la latina, por la música, el cine y por las costumbres. Mientras, los de mayor edad se ven más cercanos a la Bel Epoque de Francia.

Lo que sí aparece en todas las reflexiones es la barrera lingüística. De ahí que desde los tiempos de la Presidencia Sarney se comenzase a pensar en un Brasil bilingüe portugués y español. La ley que obliga a las escuelas a ofrecer la enseñanza del español a los niños que lo soliciten estuvo diez años en el parlamento antes de que se aprobara. Ya en vigor la idea no ha prosperado por falta de profesores, se dice, mientras existe una corriente que pretende favorecer el aprendizaje del inglés, fundamentalmente en las Universidades públicas, bajo el pretexto de que es la “lengua de la ciencia y de la tecnología”, y por tanto, según ellos, del futuro. Es muy importante que los latinoamericanos de lengua española entiendan esta dificultad para sentirse parte integrada del continente. Más aún, creo que dependerá mucho de nosotros, empezando por los españoles, el ayudar a los brasileños a sentirse y actuar como verdaderos latinoamericanos a pesar de la diferencia lingüística. Brasil necesita estrechar lazos no solo con sus hermanos Mercosur, sino con grandes países del continente como México, Chile, Colombia o Perú, en un momento de la Historia en el que América Latina aparece como la esperanza del mundo por sus riquezas de alimentos y sus reservas de agua. Los expertos afirman que dentro de 20 años el 60% de los alimentos de todo el mundo será cultivado en esta región. Lo positivo es que tanto la presidenta Rousseff como el ex-mandatario Lula y buena parte de los intelectuales de la oposición liberal tienen una conciencia clara de que Brasil nunca sería lo que es y lo que aún podrá representar a escala mundial, desgarrado de sus raíces continentales. 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.